Cuatro años después, Pérez Rubalcaba pudo hablar en la UGR

ALFREDO AGUILAR

El ex secretario general del PSOE imparte una conferencia en la Facultad de Ciencias sobre la contribución de la Química a la política, que en 2013 no pudo celebrar por un escrache

ANDREA G. PARRAGRANADA

«No quiero hacer esperar más a la gente porque lleva mucho tiempo esperando. Cuatro años». Fueron las primeras palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba cuando iba a atender a los periodistas antes de comenzar su conferencia titulada ‘La contribución de la Química a la política’. Y es que fue justo el día 28 de noviembre de 2013 cuando el por entonces secretario general del PSOE sufrió un escrache en el aula magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada (UGR), que impidió que pudiera hablar.

En el aula magna del centro del campus de Fuentenueva, este lunes, día 27 de noviembre de 2017, había menos gente y menos ruido. «Yo dimití –eso fue en 2014– y probablemente por eso hoy esto esté más pacífico», admitió el socialista una vez que la profesora Elvira Martín lo presentó y le dio la palabra. «Una minoría cercenó los derechos de las más de cuatrocientas personas que querían escuchar a Alfredo», lamentó Martín.

Después, Pérez Rubalcaba, que recordó al fallecido Antonio Espinosa, comenzó su charla diciendo que nunca dejó de pensar como químico que es. Ahora está ejerciendo como profesor de Química en la Universidad Complutense. «No ha utilizado ninguna puerta giratoria», destacaba Elvira Martín, que no ha cejado en su esfuerzo hasta que se ha celebrado la conferencia.

Pérez Rubalcaba despertó pronto las sonrisas de los asistentes, nada que ver con el ambiente de crispación y de malestar en 2013 cuando algunos integrantes del movimiento 15M y del grupo Stop Desahucios gritaron y desplegaron pancartas. Las primeras sonrisas fueron al contar cómo se imaginaba cuando subía a la tribuna del Congreso el hemiciclo como el sistema (tabla) periódico a través de un gran angular. A la derecha dijo que estaban, para él, los gases nobles, que no tienen fácil combinación y un comportamiento diferente; a la izquierda, sitúa los metales, que brillan y relucen por sí solos; y así fue poniendo otros ejemplos.

En el patio de butacas había estudiantes, muchos profesores del centro que han estado y están vinculados al PSOE, y también diferentes cargos socialistas activos. A su entrada al vestíbulos de la facultad varios de los alumnos sacaron sus móviles para hacerle fotos a Pérez Rubalcaba. Ayer no hubo pancartas ni gritos.

El que fuera ministro de Educación y Ciencia (1992-1993) con Felipe González como presidente del Gobierno, y ministro del Interior entre 2006 y 2011, cuando José Luis Rodríguez Zapatero estaba al frente del Ejecutivo, y después secretario general del PSOE, también respondió a preguntas de los periodistas sobre Cataluña, pero rehuyendo algunas cuestiones específicas. «Un problema enorme. Yo ya lo dije, además, aquí en Granada», recordó. Eso sí, espera que las elecciones marquen un punto y aparte que contribuya a recuperar la normalidad constitucional que «algunos sencillamente se saltaron».

Pactos en Cataluña

Tras varias preguntas en relación a la postura del PSOE sobre pactos o no pactos en Cataluña, Pérez Rubalcaba dijo que a él, como ex secretario general, no le «corresponde» opinar sobre lo qué tiene que hacer Miquel Iceta, que hace una «propuesta atractiva», a su juicio, de cara al 21-D. Agregó que, «probablemente» si fuera secretario general del PSOE, también tendría mucha cautela a la hora de posicionarse. «El candidato» es Iceta, siendo él quien «está dando ahora la cara por el PSC», por lo que «hay que dejarle a él que lleve la campaña» y «que diga lo que crea que debe decir». «Es un candidato sólido», que está haciendo «un discurso que es el de la convivencia», reseñó. El Gobierno que salga de las urnas en Cataluña debe «restablecer el autogobierno» y, además, «la convivencia». Sobre la convivencia, o mejor dicho la ruptura, dijo que «es lo más duro que ha pasado en Cataluña».

Recordó la Declaración de Granada que promovió estando al frente de su partido en 2013 y dijo que «sería un error plantear una reforma constitucional solo para arreglar el problema de Cataluña». Hizo hincapié en que hay que mirar con visión global para poder seguir viviendo juntos.

En 2013 el problema de Cataluña ya estaba, aunque no era noticia todos los días ni se había llegado a los límites de ahora. Pérez Rubalcaba hablaba entonces de Cataluña y de Química, no pudo en la UGR, pero ayer sí.

Fotos

Vídeos