Comunicación Audiovisual despide a Ismael González, un ejemplo de superación

Ismael, primero por la izquierda, con sus compañeros de clase. / IDEAL

El joven de Dúrcal, que quería ser periodista deportivo, deja una gran huella entre sus compañeros y profesores y un legado: que se eliminen las barreras en la facultad

ANDREA G. PARRAGranada

Juan Ismael González Quirantes se ha ido, pero ha dejado una lección de fuerza y valentía. Cursaba primero de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Granada (UGR) porque ni su enfermedad, distrofia muscular de Duchenne, ni la silla de ruedas, en la que iba desde hace años, habían roto el sueño de ser periodista deportivo. Tenía tan solo 19 años, falleció el día 22, y este lunes, día 27, le recordaron en la Facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad granadina con un minuto de silencio. El jueves pasado se guardó otro en su clase.

El chico tímido que llegaba todas las mañanas a clase se ganó el aprecio y el cariño de sus compañeros. Tomás Serrano, estudiante de primero y delegado del grupo, recuerda que Ismael era muy tímido: «Yo siempre me acercaba a hablar con él de deportes. No somos del mismo equipo, porque yo soy del Barcelona y él del Real Madrid, pero teníamos en común que no nos gustaba Ronaldo», sonríe. Y la madre de Ismael, Maribel Quirantes, asiente con la cabeza. Este lunes estuvieron en la facultad del campus de Cartuja; Maribel, Juan González, que es el padre, y María Isabel, la hermana de Ismael. «Teníamos que venir para agradecer el apoyo y cariño», decían.

Viven en Dúrcal y Maribel venía todos los días con su hijo para traerlo a clase. «Me sorprendía la fuerza de voluntad de Ismael y también su madre, que para nosotros es otra compañera más. Les echaremos de menos», relata Tomás. Todas las mañanas Maribel traía a su hijo a clase a la facultad y mientras esperaba en los pasillos, en la biblioteca... «Solo tengo palabras de agradecimiento de lo bien que se han portado en secretaría, biblioteca, limpiadoras... con nosotros», decía ayer Maribel. «Todo esto -la facultad- es como una familia», agradecía.

«No ha sido un alumno cualquiera, vamos a hacer obras en los servicios para que sean más accesibles» Jorge Bolaños | Decano

«Tienen que venir más chicos como él aquí, a la facultad y a la Universidad en general» Maribel Quirantes | Madre de Ismael

«Me sorprendió su fuerza de voluntad y también su madre, que para nosotros es muy especial» Tomás Serrano | Alumno

«Era muy tímido, pero poco a poco fuimos rompiendo el hielo y yo le ayudaba con los apuntes» Griselda Romero | Alumna

«No ha sido un alumno cualquiera. Los compañeros de clase están muy impactados y han tenido un comportamiento ejemplar. Se integró y todos ayudaron a que así fuera», comenta el decano de la Facultad de Documentación y Comunicación, Jorge Bolaños. El paso de Ismael por este centro ha supuesto muchas cosas, entre ellas que se derriben algunas barreras, palabras utilizadas en ocasiones de modo vacío, pero en este caso no. Van a hacer en la primera planta unos servicios adaptados para personas que vayan en silla de ruedas. Ese legado lo ha dejado este joven de Dúrcal, su pueblo y del que le gustaba presumir.

Hasta este rincón del Valle Lecrín se desplazaron un día algunos compañeros para hacer un trabajo de clase. «Le gustaba mucho estar en casa», evoca su hermana María Isabel. Era muy tímido, repite Griselda Romero, alumna de primero de Comunicación Audiovisual que le ayudaba con los apuntes. «El último trabajo que teníamos que hacer en grupo, cuando le dijimos que estuviera con nosotros, se puso muy contento porque tenía que encargarse de la sección de deportes», cuenta esta joven, que durante unas semanas se sentó al lado de Ismael para ayudarle, aunque él también cogía algunos apuntes en clase. «Mamá, eso son problemas y preocupaciones y no otras cosas. No es justo que con todo lo que ha luchado para conseguir estar en la Universidad se muera», le dijo Griselda a su progenitora cuando se enteró de la triste noticia.

Un luchador

Ismael no lo tuvo fácil, pero siempre luchó y su familia con él. A través de la Asociación de Enfermos Musculares de Granada (Asemgra), su padre es el presidente, y en el día a día han hecho que pudiera avanzar en sus sueños. Ahora no se rendirán. «Por el recuerdo a nuestro hijo vamos a seguir trabajando y luchando», decían este lunes llenos de dolor.

Ismael quería ser periodista deportivo y su madre todos los días lo traía hasta la facultad; quiso jugar al fútbol cuando ya se quedó en silla de ruedas y le compraron unos guantes de portero; le gustaba mucho el Madrid y fueron a un programa de televisión para ir después a un entrenamiento del equipo blanco. Eso era cuando iba a hacer la comunión, donde conoció a Casillas, Ramos y el jugador del equipo de baloncesto, Felipe Reyes. Y también su hermana y su padre bajaron una buena ristra de escaleras la silla de ruedas en volandas para que se pudiera hacer una foto con el piloto Jorge Lorenzo en Jerez. Hizo su selectividad, aprobó, aunque estaba muy disgustado con la prueba de Historia; y estuvo en la Universidad. Son solo algunos de los momentos que sus familiares relataban ayer mientras no se olvidaban de que a su hijo y hermano le gustaba no solo el fútbol si no otros muchos deportes. Él también firmó autógrafos en su pueblo cuando fue a televisión, como esas estrellas del deporte.

Agradecimientos

Por la memoria de Ismael seguirán trabajando desde Asemgra y desde donde puedan. Maribel Quirantes está muy agradecida a la Universidad por el apoyo recibido. Tampoco se olvida del colegio de la Cruz y el instituto Alonso Cano de Dúrcal donde estudió su hijo. La rectora Pilar Aranda y la vicerrectora de Responsabilidad Social, Teresa Ortega, estuvieron la semana pasada en la despedida a Ismael al igual que varios compañeros de clase. Desde antes de empezar la carrera desde la Universidad, entre otros la vicedecana de Relaciones Institucionales de Documentación, Susana Puertas, se interesaron por lo que le hacía falta para adaptar mesas y equipos en el laboratorio y clase y ahora lo que quiere la familia de Ismael es que haya más chicos como él en la Universidad. «Tienen que venir más chicos como él aquí», destaca la madre de Ismael González Quirantes. Él consiguió estar en la Universidad y en el centro del campus de Cartuja aprendió algo para iniciar ese camino de comunicador y dio la lección más importante a alumnos, docentes, personal de administración y servicios que se han concienciado aún más de que hay que trabajar por la inclusión y la igualdad. Ismael siempre estará presente en la promoción 2017-2020.

Fotos

Vídeos