Colas en las facultades por las bonificaciones de las matrículas

Alumnos en la Facultad de Ciencias de la Educación. / A.G.P.

En Ciencias de la Educación empezaron a llegar estudiantes en la madrugada del miércoles y a las ocho de la mañana ya había más de cien personas

ANDREA G. PARRAGRANADA

Las secretarías de diferentes centros universitarios se han convertido estos primeros días de clase en un hervidero de gente. Unos van con cita previa, otros sin cita y la mayoría con bastantes nervios. Algunas incorrecciones informáticas y equivocaciones a la hora de hacer la automatrícula y pedir ser beneficiario de las bonificaciones del 99% han creado enormes colas en facultades como ha ocurrido en la de Ciencias de la Educación.

Desde hace años, los alumnos de la Universidad hacen su matrícula a través de Internet por medio de la llamada automatrícula. Este curso ha sido igual, pero ha habido algunos problemas a la hora de cumplimentar el proceso porque algunos estudiantes no han dado a la opción de bonificación y se les ha expedido la carta de pago sin aplicar los descuentos. Para resolver ese entuerto es necesario ir a la secretaría del centro.

El siguiente paso es pedir cita previa a través del CIGES. Además, cada centro dispone de un cupo de citas que se reparten en la propia facultad o escuela, a través de una máquina en la que se saca el número. En este caso no son nominativos y un alumno puede sacar más de un número. Con la cita previa solo se da un número y es nominativo.

Cada centro dispone de un cupo de citas repartidas a través de una máquina en la que se obtiene el número

El decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, Javier Villoria, explicó que están siguiendo los cupos y pautas que marca la Gerencia. Aprovechó para pedir que se amplíe el plazo de citas previas, que no se haga solo a siete días vista. Solo entran con siete días de antelación. «Si se da a catorce, quince días o más, los alumnos tienen su justificante de que han pedido la cita en tiempo y forma y serán atendidos», argumentó. En la secretaría de este centro del campus de Cartuja hay diecisiete personas, que estos días están desbordadas.

Villoria manda un mensaje de tranquilidad porque no se va a cancelar la matrícula a los alumnos. Ayer miércoles, antes de las siete de la mañana, con la facultad aún cerrada, había ya colas para poder conseguir uno de los números reservados en el 'cupo' presencial. Antes de las ocho de la mañana ya había más de cien personas esperando.

Por las redes sociales

Las imágenes de estudiantes a las puertas de las secretarías se repiten en otras facultades y escuelas universitarias, pero en menor número. Las redes sociales se han convertido también en un canal de protesta y referencia para las denuncias de los universitarios que se han sentido mal atendidos y que han tenido que levantarse antes de las seis de la madrugada para poder ir a ver si conseguían una cita para ser atendido.

La rectora de la Universidad granadina, Pilar Aranda, destacó los problemas que está habiendo con las bonificaciones a la hora de completar bien el proceso sin equivocaciones por parte de la comunidad universitaria. Asimismo, al ser preguntada por si se tomará alguna medida, destacó que están estudiando la situación y la posibilidad de reforzar estos servicios de atención al alumnado en las secretarías -a más largo plazo-.

En los vestíbulos de las facultades hay estos primeros días de curso historias muy diferentes. Hay alumnos que vienen con la familia desde otras ciudades, al margen de la automatrícula se están realizando otras gestiones; hay quienes tienen dudas con las becas... Han vuelto las imágenes de grandes colas a deshoras en las facultades como ocurría antes de que se pusiera en marcha la automatrícula a través de Internet.

Fotos

Vídeos