Un antiguo alumno de la UGR relata los años de novatadas y 'bullying' en un colegio mayor

La Universidad de Granada prohíbe de forma taxativa las novatadas. /IDEAL
La Universidad de Granada prohíbe de forma taxativa las novatadas. / IDEAL

Cuenta las «torturas y manipulación» que sufrió durante su etapa universitaria en el centro que residió

ANDREA G. PARRAGRANADA

«Entre los años 2012 y 2014 sufrí 'bullying' en 1º y 2º de carrera, en mi colegio mayor. Voy a hablar de cómo eran sus novatadas, que eran más torturas y manipulación, y de cómo tuve un intento fracasado de rebelión». Así comienza un hilo en Twitter (@NachoPagn), que se ha hecho viral, un antiguo alumno de la Universidad de Granada (UGR), en el que denuncia los dos años de acoso.

Nacho Pagán, así figura en su perfil de Twitter, relata la crudeza de las novatadas, que se convirtieron en un trato vejatorio durante años. «¿Quién coño te crees que eres friki de mierda?». «Una de cada tres veces que volvía del comedor, mi puerta estaba llena de lo que sea que fuese la comida de ese día. Sobre todo postres (yogures, fruta estampada en la cerradura, restos de galleta y lo que fuese)». «Fabricaron una bomba fétida los de Farmacia que hizo que subiera la recepcionista a ver qué pasaba y entonces se desmayó por el gas». Son algunas de las muchas cosas que tuvo que sufrir este universitario. Las órdenes y vejaciones en el comedor eran constantes para los novatos.

Por qué se quedó. La respuesta en su hilo es: «Yo había encontrado un hogar en el seminario de teatro. Una noche a la semana en la que podía estar con gente amable, con cabeza, y con la que me refugiaba a veces en momentos puntuales. ¿El día que los veteranos me dejaron solo en la mesa? Uno de los de teatro se sentó conmigo. Peco de orgulloso, pero aquello ya era personal. Se habían reído de mí, se habían reído de la que era mi pareja en aquel entonces. Habían intentado minarme y manipularme como al resto y al no conseguirlo querían intimidarme para que me fuese. No entraba en mis planes».

Responsables del Rectorado contactan con el alumno para informarse del caso

En esos años se tuvo que enfrentar a situaciones muy difíciles. «Lo siguiente que recuerdo es a todos nosotros de pie en la valla de la Facultad de Medicina, con los pantalones bajados y un veterano gigantesco, de nombre Titán, dándonos todo lo fuerte que podía en el culo con su zapato». Es solo uno de los fragmentos que recuerda en su Twitter y que ponen los pelos de punta.

Cuenta que eran novatos durante todo el primer curso, los bautizaban en las fuentes de la ciudad, los rapaban... Recuerda cómo las plantas 2, 1 y 0, con sus 11 habitaciones por planta, todas inundadas. Eso fue después de que abrieran el grifo de la habitación de un alumno que estuvo varios días fuera, habían puesto una toalla en la puerta, y cuando volvió estaba todo lleno de agua.

La UGR destaca que no tolerará ningún tipo de «comportamiento vejatorio»

Pagán tuvo agallas y fueron bastante las veces en las que se enfrentó a los veteranos, que en su Twitter ha bautizado como 'Los Hombres del Saco de la Tercera Planta'. Hubo quejas al director y hubo, el segundo año, una 'pequeña' victoria al ganar una votación sobre las novatadas, que se esfumó pronto, según argumenta. El relato de este joven está repleto de momentos dramáticos.

Nacho Pagán, que tuvo un gran impacto en las redes sociales, ha dado un paso adelante, pero han sido muchos los que callaron y no denunciaron que habían sufrido las novatadas. «Quiero concluir este hilo diciendo que cerré la puerta de aquel colegio mientras sonaba Rhapsody in Blue. Mi maleta y yo nos subimos al taxi, y aprendí un montón de cosas. Haría cosas mejor que en aquel entonces, pero el mensaje no cambia. Stop bullying. Stop bullshit».

Contacto de la UGR

La Universidad granadina contactó ayer mismo con este joven. Lo hizo primero por Twitter con este tuit: «Querido Nacho. Te rogamos que contactes urgentemente con nosotros para ponerte en contacto con la persona responsable de Colegios Mayores de la UGR (Teresa Ortega, vicerrectora de Responsabilidad Social, Igualdad e Inclusión). Nos tomamos muy en serio estos casos y los estudiamos a fondo. Gracias».

«Sí, hemos contactado con él para informarnos del caso. Nos interesa conocer cualquier cosa que afecte a nuestros estudiantes. Esperamos más detalles, que estudiaremos para ver qué hacemos al respecto», explicaron a este periódico desde la Oficina de Gestión de la Comunicación.

Todos los años, al comienzo de las clases, la UGR deja muy claro que no está dispuesta a tolerar ningún tipo de comportamiento vejatorio que suponga menoscabo para la integridad física y moral de nuestros estudiantes. Así se les hace saber a los propios colegios mayores, facultades, a los estudiantes, en todos los ámbitos. En lo que se refiere al comportamiento dentro de la propia Universidad, se aplica el reglamento de disciplina interna. Las novatadas están «prohibidas taxativamente».

Las novatadas se han reducido en las facultades en Granada. Medicina es la que sigue haciendo acciones -disfraces, recorrido por algunas calles...- cada curso para su patrón. Sin embargo, en los colegios mayores, a pesar de que están sancionadas con expulsión directa son, en algunos casos, el caballo de batalla. Cada inicio de curso no es extraño ver a universitarias y universitarios en pijama o en bata de casa paseando por las calles de la capital, por ejemplo, guiados como borregos. Las novatas están prohibidas y castigadas, pero el debate nunca se acaba de zanjar.

En 2011, un juzgado granadino condenó a tres jóvenes por tirar huevos a la fachada de un colegio mayor en 2009. Existe la vía judicial y la académica para castigar estos comportamientos. De los actos vejatorios en los colegios mayores, los alumnos pocas veces se atreven a denunciar y ni tan solo a hablar. Asimismo, hay que reseñar que la mayoría de colegios mayores de Granada están dirigidos por organizaciones o empresas ajenas a la UGR. Solo son de la Universidad dos de estos centros.

Fotos

Vídeos