Ideal

Alumnos denuncian irregularidades en sus exámenes de Derecho Administrativo

Uno de los carteles que exterioriza la protesta de los alumnos.
Uno de los carteles que exterioriza la protesta de los alumnos. / A. G. P.
  • Los estudiantes ponen una queja ante el Defensor Universitario, que pide que se les faciliten al estudiantado copias de las pruebas

Los exámenes de febrero han dejado muy enfadados a los estudiantes que se han sometido a la prueba de Derecho Administrativo de la Universidad de Granada (UGR). Denuncian que ha habido una serie de irregularidades, entre las que destacan, que se ha impedido poder revisar la prueba, no dejar obtener una copia del examen y discriminar por alumnos y dejarles a unos sí y a otros no.

A estas situaciones, los alumnos denuncian que han cambiado los criterios de evaluación de forma que son contrarios a la Normativa de Evaluación y Calificación de la UGR. Estos criterios están establecidos de forma que se obtiene la nota de suspenso (3.20 hacia abajo) o notable (7.0 en adelante), ya que no cuentan las prácticas de clase ni las preguntas de desarrollo si no se aprueba un tipo test con requisitos imposibles, «que ni ellos saben resolver y con preguntas impugnables (dicho por los mismos profesores). En base a esto, un 80% de los matriculados ha suspendido», indican fuentes estudiantiles.

Son más los aprobados, según los datos facilitados por el departamento. El número de alumnos del grado de Derecho y los de las dobles titulaciones de Derecho y Administración y Dirección de Empresas así como Derecho y Ciencias Políticas se eleva a 1.838. No se presentaron a los exámenes 450 alumnos. De los presentados, los aptos han sido 623, el 44,8%. Y los suspensos han sido 765. Esos son cifras globales porque por materia y grupos en algunos casos son más elevados los números de aptos. Son datos aportados por la directora del departamento de Derecho Administrativo, la profesora María Asunción Torres.

Los alumnos, sin embargo, se han movilizado y siguen luchando por lo que creen que ha sido un cúmulo de pocos aciertos. Recogieron firmas y presentaron una queja formal ante el departamento. «El departamento, a sabiendas de todo lo injusto cometido, tiró balones fuera», lamentan.

Sea como fuere, los estudiantes interpusieron una queja ante el Defensor Universitario. En un escrito, tras diferentes conversaciones telefónicas, el Defensor Universitario recuerda al departamento de Derecho Administrativo que les pidió que se le facilitase la posibilidad de obtener copia íntegra de sus exámenes a todos los estudiantes que lo solicitaran. «Al no haber recibido respuesta positiva del departamento, no me ha quedado más remedio como Defensor Universitario que pronunciarme al respecto por escrito», reza en el documento que ha podido ver este periódico.

En ese sentido, recuerda a través de diferentes argumentos y escritos, el derecho de los interesados a obtener copia de los elementos contenidos «en los citados procedimientos». Se refiere en este caso al artículo 53.1.a de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. Le recuerda al departamento que debe facilitar la copia del examen a todos los estudiantes que lo pidan.

Por su parte, en el departamento, antes de que se produjera este requerimiento, Torres defendió que no era cierto que no se les hubiera dejado ver el examen al alumnado que lo había pedido. Sobre las quejas de las preguntas y exigencias, la profesora destacó que es un sistema que garantiza la igualdad.

Exigir un nivel

Subrayó que todo el departamento está implicado y se trabajó para adaptarse al Plan Bolonia y elaborar un manual con el que enseñar al alumnado. Los derechos de autor de este libro son para Cáritas. «Debemos explicar todos los contenidos y exigir un nivel universitario», dijo la docente. Insistió en que están en la Universidad y se debe exigir un nivel al alumnado. La evaluación incluye el tipo test y preguntas de desarrollo.

A su juicio, no hay ninguna pregunta impugnable y se ratifica en que la Universidad debe ofrecer un grado de excelencia y exigir una formación. Por último, pone de relieve el hándicap del elevado número de alumnos de este departamento.

Los alumnos, sin embargo, no están conformes con el procedimiento. Ya han dado el primer paso en el Defensor Universitario, la recogida de firmas y una protesta con cartel incluido en la que se podía leer: 'Juristas sin derecho'. Esperan acceder a sus exámenes y una copia.

Torres insistió ayer en que todas las revisiones de los exámenes solicitadas por los alumnos «se han realizado satisfactoriamente y en la actualidad se están tramitando las pendientes, conforme a la normativa correspondiente, sin que absolutamente ningún estudiante se haya visto o se vaya a ver perjudicado en su derecho de acceso al examen y a la revisión completa del mismo. En este sentido, se ha informado al Defensor universitario, en un escrito realizado por los profesores del departamento de Derecho Administrativo, en trámite de comunicación», aseveró.