Ideal

Descubren ciertos beneficios del gas de las cloacas que huele a huevo podrido

Descubren ciertos beneficios del gas de las cloacas que huele a huevo podrido
  • Es muy beneficioso a nivel fisiológico porque ayuda a las células a producir energía, según un estudio de la Universidad de Granada

Científicos de la Universidad de Granada han demostrado por primera vez que el sulfuro de hidrógeno, también conocido como el "gas de las cloacas" por el olor a huevo podrido que provoca en las aguas residuales estancadas, es muy beneficioso a nivel fisiológico, porque ayuda a las células a producir energía.

Los investigadores han demostrado que en ratones y humanos el sulfuro de hidrógeno que producen las propias células es utilizado por una enzima mitocondrial llamada sulfuroquinona:oxidoreductasa, que participa en la producción de energía de las células de cada tejido, ha informado este martes la universidad.

El autor principal del trabajo, Luis Carlos López García, ha explicado que en los seres humanos y otros mamíferos el sulfuro de hidrógeno es un gas tóxico que puede producir la muerte del individuo a altas concentraciones.

Sin embargo, en los últimos años han surgido algunos estudios que demuestran que el sulfuro de hidrógeno a concentraciones fisiológicas es un señalizador celular que tiene importantes funciones fisiológicas.

Es decir, en concentraciones altas este gas de las cloacas inhibe la producción de energía a nivel celular, pero en bajas concentraciones la estimula, ha apuntado el investigador.

La enzima sulfuroquinona:oxidoreductasa utiliza también Coenzima Q10 (Q10) en su reacción, de forma que cuando hay un déficit en sus niveles se ven reducidos drásticamente, lo que limita su actividad.

Ese defecto contribuye al déficit bionergético asociado a la deficiencia en Q10, pero además provoca un aumento de los niveles de sulfuro de hidrógeno intracelulares, que induce a cambios en los niveles de glutatión y ciertos neurotransmisores cerebrales, en la presión sanguínea y en la modificación de ciertas proteínas.

El estudio identifica además la alteración del metabolismo del sulfuro de hidrógeno como un nuevo mecanismo patológico asociado a la deficiencia en Q10.

Finalmente, este trabajo abre las puertas a nuevas investigaciones y aplicaciones del metabolismo del sulfuro de hidrógeno, tanto desde un punto de vista patológico como terapéutico.