ideal.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 4 / 13 || Mañana 4 / 10 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Estimulación y entrenamiento, el mejor tratamiento para el Alzheimer

SOCIEDAD

Estimulación y entrenamiento, el mejor tratamiento para el Alzheimer

Un estudio internacional revela que las terapias cognitivas funcionan mejor que los fármacos para retrasar los síntomas de la degeneración cerebral

14.09.10 - 00:47 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Treinta y seis millones de personas en mundo y entre 700.000 y 800.000 en España padecen la enfermedad de Alzheimer. Según los expertos, los efectos de los fármacos existentes «son mínimos» y no se prevé una cura a largo plazo de esta dolencia. Bajo esta premisa, un equipo internacional de 22 investigadores extranjeros y españoles se embarcaron, hace cinco años, en un proyecto, coordinado por la Fundación española María Wolff, para determinar qué terapias no farmacológicas (TNF) podrían mejorar de forma relevante las vidas de los afectados. El equipo de investigadores, tras revisar más de 1.300 estudios científicos, ha concluido con un informe en el que avala que las TNF para el Alzheimer son más eficaces que los fármacos actuales. El informe, «basado en la evidencia científica», fue presentado simultáneamente en Madrid, Nueva York, Munich, Hong Kong y Londres.
Los científicos han constatado, fuera de toda duda, que las TNF tienen un abanico muy amplio de efectos clínicos positivos, toda vez que aumentan la calidad de vida de estos enfermos. Así, mejoran la cognición, la conducta o el estado de ánimo y reducen la carga de los cuidadores de las personas con Alzheimer. Además, evitan o posponen el ingreso en residencias y pueden reducir el coste económico de los cuidados.
El doctor Javier Olazarán, neurólogo e investigador de la Fundación Wolff, especificó que los programas de estimulación cognitiva, el entrenamiento en actividades de la vida diaria y la intervención conductual en estos enfermos producen beneficios más amplios y completos que los fármacos actuales, una de las conclusiones más evidentes del informe.
Otras TNF, como el ejercicio físico, la psicoterapia, la estimulación electrónica transcutánea, la relajación y la acupuntura también son intervenciones que mejoran la situación del paciente, aunque de forma secundaria a las citadas en primer lugar, indicaron Rubén Muñiz, director de investigación de la Fundación María Wolff, y Jordi Peña-Casanova, neurólogo del Hospital del Mar de Barcelona.
Para los expertos resulta sorprendente que estas terapias consigan mejores efectos que los fármacos y, a pesar de ello, sean escasamente conocidas y se invierta tan poco en investigarlas. A su juicio, los médicos deberían recetar una TNF como si fuese un fármaco y la prestación debería ser cubierta por la sanidad pública, pero a lo único que se pueden remitir actualmente es a aconsejarlas.
Financiación
Emilio Marmaneu, presidente de la Confederación Española de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias (CEAFA), enfatizó que estas terapias «no son teóricas, se basan en la realidad y están puestas en práctica en algunos centros de día. Mejoran las habilidades en la vida diaria de las personas con esta enfermedad y producen un retraso en el avance de la dolencia. La experiencia está ahí». Con este argumento, Marmaneu instó a las autoridades públicas a «invertir en centros de día, porque se va a ahorrar dinero en fármacos».
Los especialistas demandaron al Gobierno que desarrolle y financie las infraestructuras necesarias para extender estas terapias, tal como recoge el estudio. Este desarrollo podría materializarse apoyando a la red de asociaciones de Alzheimer que ofrecen estos tratamientos, actualmente infradotadas e incapaces de llegar a todos los afectados.
Los beneficios son independientes de que los pacientes tomen o no los fármacos habituales. Más aún, dicen los expertos, los efectos de los fármacos y de las TNP «se potencian mutuamente en muchos casos». El informe sostiene que lanzar al mercado un fármaco puede costar entre 1.000 y 1.800 millones de dólares, mientras que el estudio más costoso jamás realizado con una TNF no pasó de unos exiguos 0,7 millones de dólares.
En Tuenti
Estimulación y entrenamiento, el mejor tratamiento para el Alzheimer

Una paciente realiza ejercicios de escritura, bajo la mirada de una monitora, en un centro de Almería. :: IDEAL

Ideal.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.