Un sociólogo reivindica "una reindustrialización en Andalucía"

Un sociólogo reivindica "una reindustrialización en Andalucía"

El investigador de fenómenos laborales señala que los cambios superficiales "no van a arreglar nada en una región dependiente del turismo y de una agricultura temporal"

E.P.BAEZA

Jaime Aja Valle, sociólogo e investigador de fenómenos laborales de la Universidad de Córdoba, ha pedido "un proceso de industrialización en Andalucía" dado "el desequilibrio" de la economía andaluza por "su dependencia de sectores inestables como el agrícola o el servicios".

El profesor, que además dirige el curso 'Precarización, clase y poder: respuestas a la precariedad' de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en Baeza (Jaén), ha explicado que Andalucía "siendo ya una región de por sí desindustrializada, ahora lo es todavía más", lo que provoca "una dependencia de la precariedad".

Ha añadido asimismo que los cambios superficiales "no van a arreglar nada en una región dependiente del turismo y de una agricultura temporal", por lo que ha reclamado "un cambio de legislación para mayor protección de los trabajadores" pero "que sea cumplica de verdad".

Aja Valle ha indicado que la precariedad laboral "se agravó con la crisis de 2008" y que "afecta especialmente a jóvenes, mujeres e inmigrantes" en términos de "mayor vulnerabilidad laboral, menos derechos y menor salario". El experto ha subrayado en relación a las mujeres que su inserción al trabajo "se dio en una fase muy tardía" y en un mercado "con un fuerte paro estructural".

En cuanto a los menores de 30 años, el sociólogo ha señalado que "la inserción laboral se ha retrasado todavía más en situaciones de una continua incertidumbre" pues "cambian constantemente de trabajo y de especialidad en un práctica de ensayo y error tratando de encontrar algo que sea estable". "Lo que los datos arrojan --añade-- es que la experiencia de jóvenes de entre 25 y 30 años se limita a becas, prácticas o datos de falsos autónomos en una suerte de economía informal".

Las consecuencias de esta situación son que "la gente empieza a naturalizar y a asumir la precariedad como algo permanente", dándose "el miedo a reclamar los derechos". "En ciertas ocasiones se considera aceptable incluso situaciones en las que se trabaja sin cobrar", ha añadido. Estas circunstancias afectan "a la construcción de un proyecto de vida autónomo" en el que "se retrasan y posponen las decisiones vitales" como "tener hijos o emanciparse de casa en varios años".

El perfil y los sectores más afectados

El perfil del precario "responde a distintas situaciones", aunque se suele identificar "por una situación de inestabilidad y de vulnerabilidad laboral" por lo que se puede corresponder con trabajadores "entrando y saliendo constantemente del desempleo, aquellos que se dedican a la economía informal sin un perfil regulado y sin contrato, los temporales o los falsos autónomos" e incluso "a los que tienen un trabajo estable" pero "a los que cambien las horas de trabajo de un día para otro, no saben lo que van a cobrar o perciben parte de su salario en negro, o las horas reales no se corresponden con las estipuladas en el contrato".

En cuanto a los sectores, Aja Valle ha explicado que la precariedad "se da en casi todos" aunque ha destacado "la hostelería, la agricultura y la construcción". El sociólogo ha precisado que "muchas personas podían tener opciones en la construcción o en la industria" pero que "han optado por el turismo y la hostelería" pues "es el único que garantiza ciertas opciones de empleo". "Cuanta más gente haya en ese sector, más posibilidades hay de que los empleadores abusen de la mano de obra", ha afirmado.

Fotos

Vídeos