Una selección nacional elige La Carolina por su sitio en el mapa

Las jugadoras, entrenando en el pabellón de La Carolina./IDEAL
Las jugadoras, entrenando en el pabellón de La Carolina. / IDEAL

Por su situación geográfica es el municipio en el que entrena la equipo femenino de Tchoukball, un deporte minoritario en auge

Laura Velasco
LAURA VELASCOJAÉN

Sin esperárselo, sin un motivo de peso aparente. Solo por la situación geográfica del municipio. La pura casualidad ha llevado a La Carolina a convertirse en la sede de entrenamientos de la selección femenina de Tchoukball. Se trata de una mezcla entre el balonmano y el volleyball que se juega en una pista cerrada y dividida en dos medios campos. El objetivo es puntuar haciendo que el rebote de la pelota contra una malla caiga en un área determinada. La Unesco lo denominó 'el deporte de la paz' porque no se produce contacto físico, se puede reclamar al árbitro perjudicando al propio equipo y es inclusivo a todos los niveles y a la fuerza.

La selección femenina está formada por un grupo de mujeres de edades comprendidas entre los 17 y los 37 años que viven a caballo entre Madrid y Málaga y que aspiran a jugar en verano el campeonato de Europa de este deporte tan desconocido como minoritario, pues pese a su implantación en más de 40 países en territorio nacional no comenzó a extenderse hasta entrado el año 2010. En Madrid viven siete de las integrantes de la selección y en Málaga otras cuatro. En cada ciudad hacen lo posible por juntarse y entrenar, pero el equipo solo puede reunirse una vez al mes, a veces menos, y lo hace en La Carolina, que fue el punto medio que encontraron al trazar la línea sobre la distancia en el mapa que les separa.

Así lo confiesa la concejala de Deportes del municipio, Carolina Rodríguez, que admite que al fin y al cabo se trata de una «coincidencia». Aunque también ha tenido que ver el esfuerzo del Consistorio por situar a La Carolina en el mapa. «Habíamos hecho mucha promoción por el tema del 250 aniversario de las Nuevas Poblaciones, también habrá influido», recalca.

Un incentivo

Así, recibieron la llamada de la selección pidiéndoles un favor: necesitaban un pabellón donde entrenar y alojamiento, una vez al mes durante 10 meses. «Llegan el sábado por la mañana y están hasta el domingo. Es un incentivo, porque se quedan en hoteles del municipio y comen aquí también. El único favor que les hacemos es cederles el pabellón en dos bloques de tres horas, lo otro lo pagan ellos», apostilla Carolina Rodríguez, que comenta que además del pabellón les ceden el centro deportivo municipal «para las concentraciones previas a los entrenamientos del sábado por la mañana».

Pero no solo reporta beneficios en el ámbito económico. También ayuda el tema social. Se trata de un deporte minoritario en auge, totalmente desconocido por los carolinenses. Pero poco a poco lo van conociendo, e incluso ya lo practican. «La selección femenina organiza actividades con los centros educativos y equipos locales de otros deportes para enseñarles a jugar. Han introducido en el municipio algo que no teníamos por la pura casualidad de estar situados en medio de las dos ciudades», asegura la concejala.

El Tchoukball está ayudando «muchísimo» a la promoción de la localidad, ya que los medios nacionales se hacen eco de los avances de este deporte. «Estamos contentísimos», concluye la concejala de Deportes.

Por su parte, el seleccionador femenino y capitán de la selección masculina, Luis Crespo, explicó a Europa Press que tanto en las ligas nacionales como en los campeonatos internacionales entre clubes la presencia femenina en los equipos es un imperativo. Quien presente un equipo exclusivamente masculino habrá de jugar con uno menos -son siete personas por equipo-.

No es así en el caso de los torneos internacionales, como el campeonato europeo que tendrá lugar en Milán a partir del 1 de agosto, ya que por la concurrencia de países como Taiwan, donde no permiten a hombres y mujeres competir juntos, se ha optado por organizar torneos entre selecciones nacionales femeninas y masculinas.

Fotos

Vídeos