Requena dice que Moreno «se verá solo» en el PP y habla de «chantaje»

Juan Diego Requena./LIÉBANA
Juan Diego Requena. / LIÉBANA

Los críticos envían una carta a la dirección andaluza en la que exponen el malestar en la provincia y advierten del coste electoral y de que «la cosa va a terminar mal»

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJaén

La situación interna en el PP provincial no mejora con el tiempo, sino todo lo contrario. El presidente salido del agitado congreso de mayo, Juan Diego Requena, arremetió ayer contra su adversario en el mismo, el alcalde de Porcuna y cabeza visible del sector crítico Jaén Adelante, Miguel Moreno, quien en la víspera anunció que propondrá a sus compañeros, a su grupo municipal y a los diputados provinciales pasar al grupo de no adscritos, si el Comité de Derechos y Garantías (CDG) del PP no abre expediente al expresidente provincial, José Enrique Fernández de Moya, por desobedecer al CDG en el proceso congresual y después de que dicho CDG haya inhabilitado a tres miembros críticos. «Es una amenaza. Nunca en el PP hemos cedido a ningún tipo de chantaje», afirmó Requena ayer a preguntas de los periodistas en Linares.

El presidente provincial añadió que el PP es un partido «profundamente democrático» y que respeta las opiniones, que cree en «la democracia interna y en los órganos de control del partido» y que tiene «plena confianza» en el CDG, incluso cuando no le ha favorecido, «para lo bueno y para lo malo», dijo.

Sobre Fernández de Moya indicó que es «un secretario de Estado (de Hacienda) jienense, un extraordinario militante, un afiliado histórico, un político como la copa de un pino» y fue presidente «tantos años», llegando a ganar al PSOE en la provincia (generales de 2011).

«Espero y deseo que ningún alcalde secunde la amenaza de Miguel Moreno, porque quiere hacer su propia supervivencia», advirtió Requena, para quien los alcaldes del PP «se sienten cómodos» en el partido y les recuerda que fueron elegidos «por su trabajo pero también gracias al PP», porque se vota a las personas pero también a las siglas. «Es un órdago y Moreno se verá solo», apostilló.

Expedientados

Sobre los dos militantes de Vilches y Orcera suspendidos cuatro y seis años, y la concejala de Igualdad de Porcuna, que lo ha sido por seis meses, Requena indicó que hay conductas que «no tienen cabida» en el PP, como «insultos y agresiones a nuestros compañeros», dijo. Añadió que cree en la «imparcialidad absoluta» del CDG y que él como presidente solo tramitó la medida disciplinaria solicitada por los afiliados que «se sintieron insultados», que su responsabilidad es esa, pero que no le corresponde «ni resolver ni instruir el procedimiento».

El presidente provincial subrayó que ideológicamente el PP «está por encima de las individualidades» y que pese a las «diferencias internas» ha intentando en estos cinco meses «mirar hacia adelante y hacer un partido unido y fuerte». Y que en este sentido «hay avances», aunque también «provocaciones» por parte de los más allegados a Moreno.

Escrito

De otra parte, Jaén Adelante ha remitido un escrito al vicesecretario de Organización del PP andaluz, Toni Martín, al que advierte de un posible «descalabro» electoral en la provincia por la fractura existente en 61 estructuras locales, según indica, relatando la «tensión» vivida en los congresos locales y el malestar por las jugadas del «aparato» en Úbeda, Cazorla, Ibros, Quesada, Lopera, Garcíez, El Mármol, Vilches, Porcuna, Martos, Torredelcampo, Torreperogil, Sabiote, Los Villares, Albanchez de Mágina, Chiclana de Segura, Rus, Cabra del Santo Cristo, Noalejo, Alcalá la Real, Arjonilla, Begíjar, Torres, Aldeaquemada, Santa Elena, Montizón, Castellar «y muchos más».

El escrito habla de «comarcas enteras donde prácticamente todos los presidentes locales apoyan el cambio en la dirección provincial», como las de Martos, Andújar o Porcuna. Y que Moreno «no está solo». «Cada vez somos más, los que éramos y los que se unen desencantados, porque dicen que del decálogo aquel que nos hablaron para renovar el partido, no hay ni rastro», añade.

Aseguran que «la cosa va a terminar mal», que hay «ambiente hostil», también en la Diputación, que hay dos demandas en marcha en los tribunales y la impugnación de varios congresos locales. «Aquí no hay expedientes (sancionadores) que sanen nada. Estamos dispuestos a aguantar y levantar la voz cada vez que nos pisen», afirman. «Ya os advertimos de lo que iba a pasar. Fernández de Moya sigue moviendo los hilos», dice el escrito.

Fotos

Vídeos