Primer lince atropellado del año en la A-316 a su paso por Torredelcampo

Lince encontrado este domingo en la A-316./
Lince encontrado este domingo en la A-316.

35 ejemplares murieron en España en 2017: el 60% fueron atropellados y al menos cinco murieron por culpa de los furtivos

LAURA VELASCOJAÉN

Un ejemplar de lince ibérico fue encontrado este domingo atropellado en la A-316, a la altura del Río Gordillo, en Torredelcampo. Un particular dio el aviso a las 9:40 horas, indicando que creía que estaba muerto. Allí se personaron agentes de la Policía Local de Torredelcampo y la Guardia Civil de Tráfico, que recogió el cuerpo, según informó el servicio de Emergencias 112. Se trata del primer lince atropellado en 2018.

35 linces muertos en 2017

Un total de 35 linces murieron en España durante el año 2017. El 60% de los ejemplares fallecidos fueron atropellados y al menos cinco murieron por culpa de los furtivos, tras el hallazgo hace dos semanas de una hembra tiroteada por técnicos del proyecto Life Iberlince en Villafranca de Córdoba.

Además, el Centro de Cría del Lince Ibérico de El Acebuche, ubicado en Almonte (Huelva) y referencia en el programa de cría en cautividad de la especie, hizo público el pasado 28 de diciembre que unos días antes había procedido a la eutanasia de la hembra de lince ibérico ‘Boj’, un ejemplar nacido en el medio natural hace 12 años y uno de los primeros ejemplares que formó parte del proyecto.

Por su parte, los técnicos del Proyecto Life Iberlince encontraron el 26 de diciembre el cadáver de Niebla, una hembra de lince ibérico que estaba incluida dentro del programa de radioseguimiento, que mostraba señal de inactividad que posteriormente confirmó los peores pronósticos. Tras practicarle una necropsia se desveló que el cuerpo del lince tiene dentro «unos 35 plomos», lo que hace constatar que tras su muerte está la mano del hombre.

Para WWF, este es un «año terrible» para el lince a pesar de los avances en sus poblaciones e insta a terminar con estas muertes provocadas por causas humanas. Si bien, WWF destaca los «frutos» del programa de recuperación y reintroducción de la especie, que ha pasado a contar con más de 475 ejemplares en 2017, cuando en 2002 quedaba menos de un centenar.

Durante el año 2016 nacieron 34 cachorros en libertad y la especie ha pasado de la categoría de «en peligro crítico de extinción» a la categoría inferior de «en peligro».

Fotos

Vídeos