La pesca jienense volverá a ser lo que fue

Un pescador le quita el anzuelo a una trucha recién pescada./CHAPA
Un pescador le quita el anzuelo a una trucha recién pescada. / CHAPA

Los seis cotos 'cerrados' y gran parte de los negocios del sector, salvados por un cambio de ley | La próxima temporada, en marzo de 2018, se iniciará con normalidad pudiendo pescarse la trucha arcoíris y otras especies consideradas invasoras hasta ahora

Miguel Ángel Contreras
MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJaén

El jienense Antonio López, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Pesca en la provincia de Jaén, tenía 987 mensajes de Whatsapp sin leer al salir del Congreso de los Diputados. Quería estar 'in situ' y presenciar toda la sesión. Desde hace más de un año que se conoció que especies consideradas 'invasoras', como la trucha arcoíris, no podrían generar actividad alguna, ha peleado para que la prohibición desaparezca. Por eso, la aprobación en el Congreso de la reforma de la Ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad ha sido recibida más que con los abrazos abiertos por López y los pescadores de la provincia. Como una tabla de salvación. Tardía para muchos pero esperanzadora para vecinos, asociaciones, clubes y hosteleros, que consideraban importante recuperar la vinculación que durante muchos años ha tenido este pez con los jienenses.

Los seis cotos de pesca de la provincia están actualmente cerrados en la práctica y más de la mitad de los comercios y tiendas dedicados al sector han tenido que bajar el telón en poco más de un curso (un 65% según la Plataforma en Defensa de la Pesca de Jaén). La situación era «límite, desastrosa». La pesca en la provincia, donde posee un peso específico notable con más de 7.500 licencias y treinta mil aficionados ocasionales a los que hay que sumar turistas deportivos, y en gran parte del interior del país, se encontraba con el agua al cuello. En este tiempo ha habido recogidas de firmas, manifestaciones, concentraciones y actividades desde plataformas y clubes. Ahora, el inicio del trámite parlamentario para la reforma permitirá levantar la prohibición que hay sobre esta especie «de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos», incluida, por supuesto, la práctica de la pesca deportiva, que ahora tampoco es posible.

El sector, con 7.500 licencias en Jaén y 30.000 pescadores ocasionales, ha perdido «el 65% de los comercios»

En Jaén estaban funcionando seis cotos: dos en Pozo Alcón y uno en Siles, Villacarrillo, Frailes y Castillo de Locubín. Y se baraja que abrieran más. «Se había visto que era un reclamo turístico también, porque esa persona que viene a pescar duerme, come, se lleva la garrafa de aceite, echa gasolina... En el turismo de interior tenemos que estar permanentemente innovando porque la gente se cansa», recalca el portavoz de la plataforma.

«Daño irreparable»

Tras el rechazo inicial de la reforma hace cinco meses, cuando no pudo ser aprobada por la abstención del PSOE y Ciudadanos, ahora sí ha habido mayoría absoluta con los votos a favor del PP, los socialistas, el partido de Albert Rivera, Grupo Mixto, PNV y En Comú Podem. Sus 264 votos han sido suficientes para sacar adelante la Proposición de Ley del Grupo Parlamentario Popular de modificación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. «Es un gran paso. Ahora se abre el plazo para presentar enmiendas, se votan y se publica la resolución en el BOE. Estimamos que para febrero podría estar todo. El compromiso por parte de la Junta es que se publiquen en el BOJA de forma urgente», explica el portavoz de la plataforma jienense. Así pues para el inicio de la próxima temporada de pesca, el 18 de marzo de 2018 (comienza el tercer domingo de marzo) todo podría haber vuelto a la normalidad salvo giro inesperado de los acontecimientos.

Lo primero ahora, para que se vuelvan a soltar truchas, es que se vuelvan a adjudicar los cotos, que ahora mismo están cumplidos. A priori optarían a ellos los mismos gestores. El daño hecho es, a pesar de todo, «irreparable», según la plataforma. «Se ha llevado tiendas pequeñas sobre todo. Ha sido un palo para Jaén que no se pueden imaginar. En Úbeda había tres tiendas y han cerrado las tres, en Jaén había tres y queda una, en la Carolina de tres a una, en Siles, Villacarrillo o Cazorla están contra las cuerdas. Las que han aguantado son las de caza y pesca, que los meses que no se cazaba se mantenían con la pesca», subrayó López.

En el resto de la Unión Europea, la trucha arcoíris, aseguran, es un animal de los denominados «asimilados». España es el único país que la ha declarado invasora, cuando no puede subsistir en el medio natural salvo con repoblación. «El factor invasor más bien habría que buscarlo en los vertidos industriales, urbanos, rurales, pesticidas, modificación artificial de los ecosistemas fluviales, etc», subrayan. Así pues, en unos meses la pesca jienense volverá a ser lo que fue.

Fotos

Vídeos