El orgullo de ser colono 250 años después

Foto de familia de las autoridades junto a todos los distinguidos ayer en los premios Corazón de Olavidia, en Carboneros. /Lorena Cádiz
Foto de familia de las autoridades junto a todos los distinguidos ayer en los premios Corazón de Olavidia, en Carboneros. / Lorena Cádiz

Carboneros entregó ayer sus premios Corazón de Olavidia. Entre los distinguidos, el periódico IDEAL, la Fundación Real Madrid y Baltasar Garzón

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZCARBONEROS

En 1767 un nutrido grupo de alemanes, acompañados de otros centroeuropeos, llegaron a lo que hoy es Carboneros. Se les llamó colonos y venían a cumplir un sueño, algo que entonces era casi una utopía. Llegaron hasta tan lejos para participar en un proceso de colonización patrocinado por el rey Carlos III y la dirección del intendente Pablo de Olavide. La idea era que poblaran las zonas desiertas de Sierra Morena, donde los bandoleros campaban a sus anchas y donde había tantas zonas de cultivo por explotar. El modelo estaba basado en un pensamiento ilustrado por el que se planteó una sociedad de campesinos de tipo medio, en la que la mujer también participara activamente y que fueran autosuficientes.

Como ya se ha dicho una utopía que en sus primeros años casi fue una pesadilla. Cuando ese grupo llegó a Carboneros, solo había cinco casas construidas, para el resto hubo que levantar barracones.

«Nada de lo que vale en la vida se consigue sin sufrimiento», dijo ayer la cronista oficial de Carboneros, Adela Tarifa. Esa historia, que ya acumula 250 años, ha forjado a una serie de pueblos, entre los que se encuentra Carboneros, y ha influido en el carácter de sus gentes. «Los colonos resistimos como los olivos, es difícil que nos dobleguen, amamos y cuidamos la tierra que nos acoge. Tenemos la nacionalidad del mundo... Todo eso lo sabía el 'padre' de los colonos, Pablo de Olavide. Rindo un homenajea a aquel peruano, que hizo posible un sueño, y que le gustaría vernos hoy aquí reunidos en Carboneros, el lugar donde más perduran los apellidos alemanes, la tradición de pintar los huevos y el orgullo de ser colonos», dijo Tarifa.

Esa reunión no era otra que la entrega de los premios Corazón de Olavidia, que desde hace cuatro años organiza el Ayuntamiento de Carboneros, con su alcalde, Domingo Bonillo, al frente. Unos premios que reconocen el compromiso y la solidaridad de personas e instituciones.

Este año, entre los premiados, estaban la Casa de Jaén en Granada, el periódico IDEAL, el Diario Jaén, el programa 'La tarde aquí y ahora' de Canal Sur, presentado por Juan y Medio, la Guardia Civil, la ONG Quesada Solidaria, Baltasar Garzón, la Fundación del Real Madrid, la coordinadora de trasplantes del hospital Reina Sofía de Córdoba, la Casa de Jaén en Barcelona, la Fundación Goethe, y varios vecinos y personas destacadas del pueblo. Concretamente quien ha sido médico de Carboneros durante 17 años, Isidro Fernández Domenech; la que hasta su reciente jubilación ha sido la cartera de Carboneros y sus aldeas, María del Carmen Rodríguez Fernández, que heredó esta profesión de su padre y de su abuelo, y quienes llevan años y años organizando la cabalgata de los Reyes Magos de manera altruista: Ángel Maeso, Julián Gómez, Miguel Cobler y José Antonio Rueda.

A todos ellos se les obsequió con un diploma, una botella de aceite, un ejemplar del Fuero de población y un huevo pintado durante un acto que se celebró en el Pósito de Labradores de la localidad, y en el que, entre otras autoridades, participaron el vicepresidente de la Diputación y diputado de Turismo, Manuel Fernández Palomino, y la delegada de Salud, Teresa Vega.

Desde la Casa de Jaén en Granada, su presidente, Apolonio Carabaño, recordó los comienzos de esta casa, que tiene ya 32 años de historia y que ahora ronda los 500 socios.

El delegado de IDEAL en Jaén, José Luis Adán, aseguró que esta distinción refuerza el trabajo de todo el equipo que forma parte de esta redacción y renueva el compromiso que el periódico tiene con la provincia en general y con las Nuevas Poblaciones y Carboneros en particular.

Recogieron el premio del diario Jaén los redactores jefes José Manuel Serrano y Manuel Rosa, mientras que por el programa 'La tarde aquí y ahora', su presentador Juan y Medio mandó un vídeo para agradecer el premio, que se expuso durante el acto. Fue la presentadora de Canal Sur en Jaén, Lourdes Prieto, quien acudió a recogerlo y habló de un «doble agradecimiento al trabajo diario que hacen en este programa y a esa vocación de servicio público de cada día con nuestra provincia y con nuestra gente».

En representación de la Guardia Civil acudió el capitán Emilio García, responsable de la compañía en La Carolina. Por la ONG Quesada Solidaria estuvieron allí el alcalde de Quesada, Manuel Vallejo y el cirujano Juan Ruiz, quien recordó que de entre «las primeras 90 familias que llegaron a Carboneros, se vetó a los pintores, los cirujanos y a los no casados por la iglesia católica. Aquellos que un día despidieron a un cirujano, hoy le dan su corazón a otro».

Baltasar Garzón

Baltasar Garzón habló de su vinculación con Jaén, de su familia, de sus primeros destinos como juez y de su inhabilitación por «investigar los crímenes del franquismo y el caso Gürtel». Aún así, según dijo, sigue confiando plenamente en la justicia. Ricardo Gallego, exjugador y miembro de la Fundación del Real Madrid, recordó que este año cumplen 20 años de la fundación creada para que «a través del deporte podamos ayudar a niños de todo el mundo».

En representación del hospital Reina Sofía acudieron su gerente, Valle García y los coordinadores de trasplantes, Áurea Jurado y Juan Carlos Robles, que hablaron de los 39 años que lleva en marcha esta unidad. Por la Casa de Jaén en Barcelona estuvo su presidenta, Paquita Marín, y por la Fundación Goethe, encargada de facilitar las relaciones hispano alemanas, su presidente, Wolfgang Minet.

Fotos

Vídeos