El olivar evita que se emitan 30 millones de toneladas de CO2

El olivar evita que se emitan 30 millones de toneladas de CO2
Miguel Ángel Contreras

Un curso de la UNIA en Baeza analiza el papel de este cultivo en la lucha contra el cambio climático y cómo le está afectando el fenómeno

IDEALJAÉN

La sede en Baeza (Jaén) de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) abordará el olivar ante el cambio climático en uno de sus cursos de verano y que se desarrollará entre el 21 y el 24 del próximo mes de agosto. El olivar es un fijador natural de CO2, lo cual hace del cultivo una importante arma para luchar contra el cambio climático. Se estima que en una campaña de aceite como la actual, y siempre que se realice un manejo adecuado del cultivo, los olivos que hay plantados actualmente en el mundo podrían fijar 30 millones de toneladas de CO2 y evitar que fuesen a la atmósfera.

Según los datos que manejan el Consejo Oleícola Internacional (COI) y la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), por cada diez kilos de aceite producido con las prácticas adecuadas se fijan diez kilos de CO2. Al mismo tiempo en que el olivar combate el cambio climático se va a estudiar cómo éste cambio climático puede tener en un futuro consecuencias negativas en el cultivo, que podrían derivar en una merma de producción.

Expertos

El curso está dirigido por José Antonio La Cal, profesor de la Universidad de Jaén y socio fundador de Bioliza, y José María Penco Valenzuela, director de Proyectos de AEMO (Asociación Española de Municipios del Olivo). Tal y como ha explicado La Cal en un comunicado, «resulta evidente que el cambio climático está generando consecuencias en los cultivos, entre ellos el olivar, y que desde diferentes ángulos se están desarrollando acciones que tiendan mitigarlo y a reducir sus impactos negativos».

Al mismo tiempo ha recordado las acciones que potencian la función del olivar como fijador de CO2 y proveedor de recursos energéticos de origen renovables (biomasa). «Instituciones como el COI, donde están tratando de establecer mediante un modelo científico la cantidad de CO2 que puede fijar una hectárea de olivar en función de su tipología y manejo; o el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Mapama, incluyendo nuevas medidas en la futura PAC, están trabajando también en estas líneas y se abordarán en el curso», ha indicado el profesor.

En el curso se tratarán todas las cuestiones relacionadas con la valorización de subproductos, sobretodo restos de poda de olivar, especialmente la fracción gruesa o la leña; abordando cuestiones como la producción de biocombustibles sólidos, la generación de energía térmica o el compostaje, entre otros.

También se hablará de qué puede hacer el agricultor para que su explotación no pierda rentabilidad debido a los impactos negativos que puede tener sobre su olivar.

Fotos

Vídeos