Miguel Moreno anuncia su marcha del PP tras una «indecencia» de propuesta de la dirección

Miguel Moreno, durante el congreso provincial del PP de mayo del año pasado./LORENA CÁDIZ
Miguel Moreno, durante el congreso provincial del PP de mayo del año pasado. / LORENA CÁDIZ

El equipo de Juan Diego Requena dice que la integración no puede suponer «menoscabo de lo que legítimamente» decidió el congreso

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANAJaén

«Yo, mañana (por hoy) saldré del Partido Popular y lo haré de manera honrosa y orgullosa, a pesar del dolor y la tristeza», anunció anoche a través de un vídeo el alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, líder del sector crítico del PP provincial, que pone así fin a casi un año de pugna interna desde que anunciara su intención de presentarse a la presidencia del partido, en un congreso celebrado en mayo y que perdió con el voto de los compromisarios, aunque días antes ganó en la primera vuelta previa cuando los afiliados votaron directamente.

«Ya se acabó el tiempo y no tenemos una respuesta honrosa y digna como esperábamos», añadió una vez concluido el plazo de dos meses dado a la dirección provincial, con cuyo presidente, Juan Diego Requena, habló personalmente la semana pasada en Porcuna, según Moreno, quien le trasladó una versión «más suave» de las condiciones del sector crítico, «por recomendación de Marian Adán (portavoz del PP en Quesada y su número dos), quien ha hecho mil esfuerzos por alcanzar un acuerdo».

En este sentido, los críticos estaban dispuestos a retirar la demanda judicial y la petición de expedientes disciplinarios, pero que al menos haya un congreso provincial después de las elecciones municipales y autonómicas y que sea 'un afiliado, un voto'. Requena, según Moreno, le contestó que esto último iba contra los estatutos nacionales y que promoviera un cambio en el próximo congreso nacional. Moreno sostiene que los estatutos del PP andaluz sí lo permiten, por lo que a su juicio quedó clara la voluntad de la dirección provincial.

El segundo requisito es que mientras llegue ese congreso provincial, aceptando que Requena siga de presidente, hubiera «una integración real, no una absorción», ya que los puestos que el sector oficialista ofrece al crítico son de segundo nivel.

La dirección provincial

Por su parte, el consejo de dirección provincial, reunido ayer, emitió un comunicado en el que habló sobre todo de la «similitud programática», como «ya en su momento se valoró», y que su modelo político «es válido para todas las sensibilidades» del partido. También, que la integración de personas «en ningún momento puede suponer un menoscabo de lo que legítimamente se decidió en el órgano máximo de decisión del PP que son los congresos».

Y habló de «compromiso por la unidad» y que la unión de los dos proyectos políticos que en su día concurrieron al congreso «es la mejor y mayor demostración» de ello.

Juanma Moreno

Los críticos mantienen que el problema es que la dirección provincial no atiende la orden dada por el presidente regional de que hubiera acuerdo sí o sí («O hay acuerdo o hay acuerdo», dijo hace unos días), sino que atiende más bien al expresidente provincial y actual secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, y al senador por la provincia Gabino Puche, que no estarían por alcanzar un acuerdo, según las mismas fuentes.

«Como mínimo tiene que haber un congreso limpio y un militante un voto, aunque sea después de las elecciones municipales y autonómicas», insistió ayer Miguel Moreno. «Los cargos en la dirección es secundario y el tema de los expedientes sancionadores lo podemos arreglar», añadió en referencia a la petición de abrir expedientes al expresidente provincial y al presidente de la comisión gestora del congreso del año pasado, Javier Calvente, por no acatar la decisión del Comité Autonómico de Derechos y Garantías del partido de que se facilitara a las dos candidaturas en liza la relación de los compromisarios que votaron en el congreso.

Los críticos presentaron en noviembre 800 firmas en la sede regional, en apoyo a estos expedientes sancionadores, y dieron dos meses de plazo que acabaron ayer. «Si hoy (por ayer) no hay nada, Miguel Moreno dejará mañana a las 8 de la mañana de pertenecer al PP», afirmó por la tarde Moreno.

Los críticos también están dispuestos a retirar la demanda que presentaron en los tribunales para que se repitiera el congreso, si después de las elecciones hay uno. Y mientras se celebra ese nuevo congreso, una integración con una distribución equitativa de los cargos orgánicos y presencia en todos los órganos colegiados.

Esa no fue la propuesta ofrecida, que Moreno calificó de «indecencia». «Quieren tratarnos como cuatro ovejas descarriadas para meternos en el redil», dijo. Y anunció su marcha.

Fotos

Vídeos