La UE estudia que sólo se corten los olivos infectados por Xylella y no todo su entorno

Rama seca de olivo afectado por la Xylella./AFP
Rama seca de olivo afectado por la Xylella. / AFP

En Baleares ya se actuará así y agricultores de Alicante piden que se suspenda la tala de los ejemplares sanos aunque estén en el radio de 100 metros estipulado

M. Á. C.JAÉN

La Xylella fastidiosa, la bacteria que seca el olivar y otros árboles, sigue activa a 300 kilómetros de Jaén, lo que hace que la provincia mire de reojo todo lo que tiene que ver con los focos detectados en España por primera vez en la historia, en Baleares primero y Alicante después. Para el primero, la Comisión Europea ha dado el visto bueno al plan de contención contra la Xylella fastidiosa propuesto por el Govern, que será definitivamente aprobado esta semana en el Comité de Salud y Seguridad Alimentaria y que sigue la vía más conservadora: sólo se arrancarán los árboles infectados.

Hasta ahora había que destruir los que estuvieran en un radio de 100 metros. De momento, en la Comunidad Valenciana se mantiene este protocolo de erradicación ya que las circunstancias son diferentes a las de Baleares, ya que no hay insularidad y la enfermedad se encuentra delimitada a una zona, afectando a los almendros con una única subespecie de la bacteria. No obstante, jóvenes Agricultores Asaja Alicante, la Asociación de Afectados por la Xylella Fastidiosa en Alicante y los ayuntamientos de Castell de Guadalest, Benifato, Confrides, Benimantell y Alcalalí han remitido un documento a la Conselleria de Agricultura con la petición urgente de que suspendan con carácter temporal la tala de árboles sanos hasta que se conozca el alcance real de la plaga y la evalúen 'in situ' los técnicos de la Unión Europea (UE).

Centrarse en el mosquito

Asimismo, estos organismos también solicitan a la Conselleria que inicie las acciones con la UE al objeto de conseguir que Europa apruebe un protocolo de contención para la Comunidad Valenciana similar al que el Comité de Salud y Seguridad Alimentaria Europea ha ratificado para su aplicación en el Archipiélago Balear y, por el que, a partir de ahora, sólo erradicaran los ejemplares infestados por la bacteria y no procederá a la tala de árboles sanos, con la finalidad de no exterminar la agricultura de la zona y acabar con el paisaje. Otra de las peticiones del documento, según recoge Asaja, es la solicitud de una reunión con la Consellera de Agricultura al fin de conocer el escenario real de la situación y que se decida de una vez a visitar la «zona cero».

Por otro lado, el escrito hace hincapié en que debe incidirse mucho más en un aspecto que en estos momentos se está pasando por alto y que son los insectos vectores, que son los que transmiten la bacteria de unos árboles a otros. «Consideramos que es necesario exigir al Mapama, UE y GVA que, si se dedica al insecto vector solo la mitad de los esfuerzos y recursos económicos que se están reservando a la bacteria, tendríamos en poco espacio de tiempo soluciones para contener, controlar y evitar la propagación».

Fotos

Vídeos