Descubren una molécula en el aceite, capaz de bloquear a las células que desarrollan los tumores

De izquierda a derecha, Dan Flynn, Javier Menéndez, Rosa Vañó, Francisco Vañó, Antonio Segura y Juan Gómez. /Lorena Cádiz
De izquierda a derecha, Dan Flynn, Javier Menéndez, Rosa Vañó, Francisco Vañó, Antonio Segura y Juan Gómez. / Lorena Cádiz

El premio Luis Vañó ha distinguido a unos investigadores de Granada y Gerona, por un hallazgo que puede suponer «un antes y un después»

Lorena Cádiz
LORENA CÁDIZCANENA

Inhibidor metabolo-epigenético natural de las células madre tumorales. Es el título de la investigación merecedora de ganar el IV Premio Internacional Castillo de Canena de Investigación Oleícola 'Luis Vañó', dotado con 6.000 euros. Un título difícil de entender para la mayoría de los mortales, y que sin embargo tiene una importancia mayúscula, por el hallazgo que ha supuesto.

Podría explicarse de la siguiente manera: En los últimos años, las investigaciones vinculadas al cáncer han descubierto que no todas las células tumorales son capaces de iniciar un tumor y una metástasis. Es más, son solo unas pequeñas poblaciones de células, las que tienen esa capacidad. A esas se las llama células madre tumorales. Por tanto, si la ciencia fuera capaz de eliminar esas células madre tumorales es muy posible que se pudiera controlar mucho mejor la enfermedad. Pero no es tan fácil. El problema es que no responden a ningún tipo de fármaco.

Lo que han descubierto Antonio Segura Carretero, catedrático de Química Analítica de la Universidad de Granada y coordinador de investigación científica del Centro Tecnológico de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF) y Javier A. Menéndez, investigador del Instituto de Investigación Biomédica de Gerona (IDIBGI)-Instituto Catalán de Oncología (ICO), que son quienes han ganado este premio por un trabajo conjunto, es que hay una molécula presente en el aceite de oliva virgen extra que «es capaz de decirle a esas células madre tumorales: por qué no cambias tu identidad y te vuelves normal. Les hace cambiar su metabolismo y su código epigenético, sus instrucciones genéticas, para decirle, que en vez de comportarse tan mal, se comporte como una célula normal. Y al hacerle esto, la célula no se muere, sigue viva, pero es incapaz de generar el tumor. Pierde esa capacidad iniciadora de tumores. Ese es el descubrimiento importante», explicó ayer Menéndez durante la entrega del premio, en un acto que tuvo lugar en el Castillo de Canena, propiedad de la familia Vañó.

Los investigadores, que llevan doce años trabajando en torno a las propiedades del aceite de oliva, en un primer momento por interés particular de ambos, a los que no solo une el trabajo, sino también una relación personal, se han coordinado de manera que en Granada han aislado y purificado la molécula, y en Gerona la han caracterizado y han demostrado su actividad antitumoral en el laboratorio, con animales.

«Esto se puede llevar a humanos», aseguraron ayer los investigadores. «Hasta el momento sabemos que este tipo de moléculas (las descubiertas en el aceite) son muy inestables, que es difícil que tengan una vida larga en los pacientes. Como investigadores, lo que nos toca ahora es la labor larga y dura, de muchos años, de conseguir que esas moléculas las mimeticemos y generemos moléculas nuevas y más estables».

De momento se sabe que, en diferentes cantidades, están presentes en todos los aceites de oliva virgen extra. La molécula de esta investigación, concretamente, está más presente en la variedad arbequina, pero también en el resto. Incluso está presente en la hoja de olivo, «con lo que tenemos una fuente de aprovechamiento para la industria oleícola», aseguraron, ya que sus propiedades no son solo anticancerígenas, sino también antioxidantes y antinflamatorias.

El director de Castillo de Canena, Francisco Vañó explicó recordó ayer que este premio es bienal y arrancó en 2011. En esta edición han sido 15 los trabajos que se han presentado, un «récord absoluto», y todos ellos enfocados a la innovación. «El aceite de oliva tiene 5.000 años de historia, pero todavía tiene mucho camino por recorrer», aseguró.

El jurado de estos premios cuenta con cuatro representantes de la Universidad de Jaén y otros cuatro de la Universidad de California en David (UC Davis) de Estados Unidos, y esta presidido por el rector de la UJA, Juan Gómez. «En todo lo que tiene que ver con innovación e investigación, tiene que estar detrás la Universidad de Jaén», dijo ayer el rector.

Por su parte, el director ejecutivo de la Universidad de California en Davis, Dan Flynn, aseguró que el trabajo vencedor se impuso a los demás «porque han puesto de manifiesto una serie de combinaciones químicas dentro del aceite de oliva, que puede suponer un antes y un después en el tratamiento de cáncer». «En Estados Unidos sabemos de lo beneficioso del aceite de oliva virgen extra en el tratamiento de cáncer, pero este trabajo es un espaldarazo y espero que tengan apoyo para sacar adelante esta investigación».

Fotos

Vídeos