Cazalilla ve de lejos a la pava

Pava sobre los tejados de las casas. / Lorena Cádiz

Alguien la lanzó desde una vivienda, situada en un lateral de la iglesia, y el animal se quedó en los tejados de las casas cercanas

LORENA CÁDIZCAZALILLA

Los vecinos de Cazalilla no están dispuestos a renunciar a la tradición de lanzar la pava, como momento álgido de la celebración de sus fiestas patronales, en honor a San Blas. Más allá de denuncias y de polémicas y de la desvinculación del Obispado y el Ayuntamiento, la tradición de la pava continúa, porque este año, al igual que en años anteriores, un vecino, de forma anónima la ha lanzado desde la terraza de una vivienda cercana. El problema es que, en busca de ese anonimato, para evitar posibles multas, prácticamente nadie del pueblo se ha enterado de que han lanzado la pava, y eso que la plaza del Ayuntamiento y la iglesia estaba a rebosar de gente.

El lanzamiento se produjo desde una vivienda situada en un lateral de la iglesia, y el animal se quedó en los tejados de las casas más cercanas. Poco a poco se corrió la voz y los vecinos fueron acercándose para poder ver al animal asomar el pico o moverse de un tejado a otro.

Lorena Cádiz

Antes de eso, la imagen de San Blas procesionó por las calles de Cazalilla, en el día grande de las fiestas. Muchas de esas calles lucián en los balcones pancartas en las que se podía leer 'Cazalilla dice sí a su tradición' o simplemente se veía un dibujo de una pava. Tras la procesión, la banda que acompaña a la imagen tocó varias veces el 'Viva España', unos sones con los que los cazalilleros cambiaron la letra para cantar a pleno pulmón "que viva la pava".

Fotos

Vídeos