Una bandada de buitres hambrientos mata a una vaca y a su ternero que acababa de nacer

Una bandada de buitres hambrientos mata a una vaca y a su ternero que acababa de nacer

JOSÉ ANTONIO GARCÍA-MÁRQUEZSANTISTEBAN DEL PUERTO

El suceso aconteció en la finca santistebeña El Chaparral-La Sagastina en la tarde del pasado lunes. Una bandada de medio centenar de buitres acabó con la vida de una vaca y de su ternero recién nacido nada más producirse el parto. Ayer, 24 horas después, las aves carroñeras seguían despellejando a las dos víctimas.

Bernabé Jiménez, de 26 años, propietario de las 25 vacas que ocupan buena parte de una finca parcelada de 50 hectáreas ubicada entre Navas de San Juan y Santisteban del Puerto, manifiesta que fue alertado por su hermano Pedro José de que sobre su terreno sobrevolaba una enorme cantidad de buitres: «Yo estaba en Navas, me subí en la moto y me fui para allá, más que nada con la idea de echarle de comer a mis animales. Al llegar me quedé sorprendido porque allí había entre 50 y 60 buitres. Saqué el pienso, conté el ganado y comprobé que me faltaba una vaca, justo la que estaba preñada y próxima a parir. Regresé a la moto, la busqué y la encontré junto a un chaparro entre buitres que al ver mi llegada me miraron desafiante con intención de atacarme. Me asusté y llamé a mi padre que vino en coche intentando disuadir a las rapaces. Fue entonces cuando comprobamos como la vaca, con síntomas de haber intentado defenderse sin conseguirlo por la debilidad tras el parto, estaba muerta. Su asalto había empezado por el ano y los ojos. Unos metros detrás el ternero recién nacido también estaba siendo desollado por los buitres».

Tras dar parte de lo sucedido, un perito se personó para verificar los hechos. Hoy miércoles Bernabé tramitará la pertinente denuncia en el Cuarte del Guardia Civil, además de poner el suceso en conocimiento de Medio Ambiente: «Era el tercer parto de mi mejor vaca. Es todo tan lamentable que yo no me fío de ir por allí con mis sobrinillos. Tengo miedo también por los becerros. Los buitres tienen hambre y se convierten en peligrosos. El año pasado un ganadero de la zona, sufrió otro ataque de los buitres. En aquella ocasión mataron al ternero, porque unos pastores que había por allí espantaron a los carroñeros. La vaca quedó mal herida y murió a la semana».

Preocupación entre los ganaderos

Lo cierto es que los ganaderos de la comarca meridional de Sierra Morena están preocupados. Las aves carroñeras han cambiado sus hábitos y ahora atacan al ganado vivo. Buscan las reses más vulnerables, como una vaca que acababa de parir. Su movilidad y la de su ternero eran limitadas y son presa fácil. Hartos de esta situación, los ganaderos reclaman soluciones.

El buitre es una especie protegida y no pueden luchar contra él para salvaguardar sus ganaderías. La sobrepoblación de este tipo de aves ha hecho, además, que escasee la carroña y cuando el hambre aprieta los buitres buscan sobrevivir. Ahora los ganaderos tienen que hacer frente a un nuevo depredador que acecha desde el aire

Fotos

Vídeos