Bajan todos los indicadores de criminalidad en la provincia menos las agresiones sexuales

Dos agentes de la Policía patrullan por el Pasaje del Comercio, en Linares, para frenar los hurtos. /ENRIQUE
Dos agentes de la Policía patrullan por el Pasaje del Comercio, en Linares, para frenar los hurtos. / ENRIQUE

Estos delitos aumentaron de dos en el primer trimestre de 2017 a cinco en el mismo tramo de 2018; las infracciones penales bajaron un 6,8%

Laura Velasco
LAURA VELASCOJAÉN

La tasa de criminalidad alcanzó en el primer trimestre de este año en Andalucía su cota histórica más baja, situándose en 39,3 delitos por cada 1.000 habitantes frente a los 39,9 del año pasado y lejos de la tasa del 54,2 por mil alcanzada en 2008, hace una década, según informó ayer el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, coincidiendo de las estadísticas de criminalidad por el Ministerio del Interior.

El delegado explicó que la evolución de la tasa de criminalidad es positiva en cada una de las ocho provincias andaluzas y «en todos los casos se alcanza la cota más baja de la serie histórica», por lo que agradeció «el buen trabajo que realizan la Guardia Civil y la Policía Nacional en Andalucía, investigando y persiguiendo el crimen y velando por la seguridad de los andaluces y de quienes nos visitan». En términos absolutos, el número de infracciones penales acumuladas se situó en marzo en Jaén en 3.873, frente a las 4.154 registradas entre enero y marzo del año pasado, lo que supone un 6,8% menos (una reducción de 281 infracciones penales).

Todos los indicadores de criminalidad descendieron a excepción de las agresiones sexuales, que aumentaron más del doble, de 2 en el primer trimestre de 2017 a 5 en el mismo tramo de 2018. Uno de estos últimos tuvo lugar en la capital jienense. También aumentó el indicador de los secuestros, que pasaron de no producirse en 2017 a haber uno en el primer trimestre del presente año.

Así, en el tramo analizado no hubo ningún homicidio doloso (de manera intencionada) ni asesinatos consumados ni en grado de tentativa. Los robos con violencia e intimidación bajaron de 64 a 53 al comparar el primer trimestre de 2017 con el de 2018; los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones descendieron de 310 a 260; los hurtos pasaron de 1.098 a 1.015 y la sustracción de vehículos, de 74 a 53, entre otros indicadores. Jaén destaca como el municipio con más hurtos, con 353 en el tramo analizado de 2017 y 350 en 2018.

Lucha contra la delincuencia

Sanz afirmó que, a tenor de la evolución estadística, se puede afirmar que «las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado siguen avanzando y obteniendo éxitos en su lucha contra la delincuencia común y el crimen organizado en el conjunto de Andalucía», al tiempo que destacó «la importancia de la seguridad y la estabilidad como valor de la marca Andalucía, ya que son requisitos imprescindibles para atraer a los inversores y favorecer el crecimiento».

El delegado del Gobierno dio a conocer los indicadores de criminalidad correspondientes al primer trimestre del año, que arrojan un descenso del 5,7% de las infracciones penales en Andalucía respecto al mismo periodo del año anterior.

En términos absolutos, el número de infracciones penales acumuladas se situó en marzo en Andalucía en 78.377, frente a las 83.097 registradas entre enero y marzo del año pasado, lo que supone 4.720 infracciones penales menos. Entre la tipología delictiva que mejora, Sanz destacó la disminución de los robos con violencia e intimidación (un 10,7%) así como los robos con fuerza en domicilios (un 10,5%) y las sustracciones de vehículos (un 21,5%).

Sanz recordó que la publicación del Balance de la Criminalidad obedece al «compromiso de transparencia del Ministerio del Interior» y a fin de que «los ciudadanos estén puntualmente informados de la labor que realizan nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado», homologando nuestro seguimiento a los indicadores estadísticos de criminalidad EU, que son los utilizados por la Oficina estadística Europea (EU).

El delegado afirmó igualmente que Policía Nacional y Guardia Civil cuentan «con todo el apoyo del Gobierno en su difícil tarea, porque somos conscientes de que siempre hay cosas que mejorar y trabajo por hacer» en un mundo globalizado en el que «las bandas criminales se desplazan con mayor facilidad y la criminalidad adquiere nuevas formas y presenta nuevas tipologías a través de internet y las redes sociales».

Sanz recordó que el Gobierno «está atento a las necesidades y demandas» de las FCSE, como ha demostrado con el reciente e histórico acuerdo de equiparación salarial firmado por el Ministerio del Interior con representantes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que «da respuesta a una justa reivindicación y pone fin a una situación de desigualdad que se prolongaba desde hace tres décadas», aseveró.

Fotos

Vídeos