El AOVE, el souvenir estrella de Jaén

En el comercio 'Oleoteca Jaén' se muestra la variedad de aceites de la provincia. /P. F.
En el comercio 'Oleoteca Jaén' se muestra la variedad de aceites de la provincia. / P. F.

El aceite es el producto que más venden a los turistas las tiendas especializadas, seguido de los productos hechos en Cazorla

PILAR FIGUERASJAÉN

Llevar un obsequio de las vacaciones a familiares y amigos forma parte del ritual del periodo de descanso estival. La camisetas, gorras, llaveros o pañuelos suelen ser los clásicos que nunca fallan, vayas donde vayas.

El Abuelo', compra obligatoria para los devotos

Otro de los productos estrella que los turistas suelen comprar o incluso vienen 'ex profeso' a Jaén por ello, tiene relación con la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores. La misma que hace penitencia en la madrugada del Jueves Santo cada año y que tiene como protagonista a ' El Abuelo'. Según Pedro Rodríguez, el encargado de la tienda ubicada en la calle Maestra, mucha gente extranjera, principalmente de América del Sur y turistas nacional, junto a los jienenses que regresan a sus raíces son los principales clientes de los recuerdos de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Rodríguez explicó que suelen variar la ventas dependiendo de la procedencia del comprador y la época del año. El gasto medio suele ser de entre unos diez y catorce euros. Los productos que más se venden son llaveros, rosarios y pulseras, aunque las estampas de Jesús Nazareno bendecidas, también. Aunque en algunas ocasiones se han creado productos diferentes, esos son los que suelen tener una gran acogida por los devotos.

En cambio Jaén es especial en estas cosas. Al igual que en otros municipios de la geografía española hay souvenirs hechos con el fin de que se conviertan en un recuerdo, en la provincia hay un regalo por antonomasia que cautiva a todo el que viene por aquí y a todos aquellos a los que se obsequia con dicho presente. Se trata del Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). Los dueños de las pocas tiendas de souvenir que existen en la capital jienense aseguran que todo el turismo que pasa por sus comercios compra el oro líquido. Suele ser de un precio superior, aunque triunfa, sin lugar a duda.

Isidro Jiménez, propietario de 'Tierra de Olivos', establecimiento que ofrece todo tipo de recuerdos de Jaén, aseguró que «se vende todo lo que está relacionado con el aceite, y el tamaño varia entre cien mililitros y cuarto de litro».

Los dedales, los imanes de cerámica y los productos sobre la leyenda del lagarto, también funcionan

Como no debería ser de otra manera, « el aceite es el mejor embajador que tiene jaén, y los embajadores debemos de ser todos los que somos de Jaén», destacó Rafael Martín, dueño de 'Oleoteca Jaén', comercio turístico. Producto único mundialmente hablando, «cuando tu haces un regalo, tiene un impacto, pero si es un aceite, sí. Son desayunos, ensaladas, y esto queda en el archivo que tenemos del sabor. El mejor recuerdo de Jaén, un gusto para el paladar», añadió Martín. Del mismo modo explicó la importancia y la visibilidad del producto en la tienda. En unos días mudará su tienda unos números más abajo de la calle Maestra, donde se encuentra ubicada.

El fin con el que cambia de 'casa' es para poder promocionar de algún modo el aceite de la provincia y hacerlo visible a todos aquellos que no lo conocen. En el próximo local dispondrá de una sala exclusiva de exposiciones de todos los aceites de Jaén. En el nuevo establecimiento tendrán lugar catas de aceites, y así se podrá mostrar y enseñar, tanto a los visitantes como a los habitantes de la provincia, el verdadero valor del oro líquido.

Aún así, hay clientes que vienen buscando algo diferente. Se vende todo tipo de productos que proceden de la Sierra de Cazorla, «la palabra Cazorla vende mucho» aseguró el propietario de 'Tierra de Olivos'. Las principales ventas son de patés de las cacerías como el de jabalí, o el de ciervo al Pedro Ximenez.

Recuerdos un tanto peculiares que cautivarán el paladar de los afortunados que sean obsequiados. La miel, la cosmética natural o mini dosis de AOVE premium se venden también muy bien. « La gente viene buscando cosas pequeñas que no se rompan y que quepan en la maleta» aseguró Jiménez.

El lagarto y su leyenda también suele ser una temática para productos turísticos, aunque no es tanta la demandada como la de los dedales o imanes de cerámica hechos en Jaén. «Dependiendo de la clientela buscan unas cosas u otras», explicó el propietario del negocio, quien recalcó que «algunos turistas, entre ellos las chicas francesas, suelen buscar cosas echas a mano, como los abanicos, que suelen venderse muy bien».

El gasto medio de los visitantes no suele ser muy elevado en estos pequeños detalles. Ambos empresarios resaltaron que el turismo aumenta considerablemente en primavera y otoño, siendo los meses de julio y agosto los que menos ventas registran. Los cuarenta grados que habitualmente presenta Jaén y el turismo no son compatibles.

Fotos

Vídeos