El alcalde de Porcuna pide una subsede del Museo Íbero por el origen de las esculturas

Conjunto de esculturas de Cerrillo Blanco (Porcuna), que pasará al Museo Íbero de Jaén. / F. J. C.

Quiere negociar con la Junta la presencia temporal en el municipio de algunas piezas de Cerrillo Blanco y una réplica permanente

José M. Liébana
JOSÉ M. LIÉBANA

«Lo que no queremos es que se pierda el vínculo de esas esculturas con Porcuna», afirma su alcalde, Miguel Moreno, en referencia a las piezas halladas en 1975 en el paraje de Cerrillo Blanco y que junto al Pajarillo de Huelma conforman los dos principales grupos escultóricos del Museo Íbero de Jaén, cuyo decreto de creación se aprobó el pasado martes y que abrirá parcialmente sus puertas antes de final de año mediante una exposición temporal.

El ayuntamiento porcunense viene reclamando las esculturas desde hace décadas, pero rechaza la vía judicial porque lo tendría «perdido». «No vamos a acudir a los tribunales porque las esculturas son patrimonio del Estado y las competencias están transferidas a la Junta de Andalucía, pero vamos a utilizar todos los medios a nuestro alcance y en ningún caso vamos a renunciar a ellas, porque son de aquí, aparecieron en el término municipal de Porcuna y están hechas con piedra de aquí», afirmó el regidor.

Y los medios que empleará el consistorio será eminentemente políticos. «Queremos sentarnos y llegar a un acuerdo», apuntó, para que no les ocurra como con el 'Oso de Porcuna', escultura íbera del siglo I a. n. e. y que está en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) desde 1928, fruto de la compraventa de entonces.

Miguel Moreno tiene pensado solicitar a los responsables del Gobierno andaluz la creación de una subsede del Museo Íbero de Jaén en Porcuna, para que los visitantes «conozcan el enclave, el origen de esas piezas, vincularlas con Porcuna y que no se pierda ese vínculo». Y propondrá que algunas de las esculturas puedan regresar, aunque sea temporalmente y de forma rotatoria para que siempre haya alguna expuesta, así como una réplica permanente.

El alcalde entiende que la Junta busque sacarle el máximo rendimiento a estas y al resto de esculturas, e incluso reconoce que ese máximo rendimiento está en el Museo Íbero de próxima apertura, pero insiste en que Porcuna tiene que participar de este proceso expositivo de alguna forma. «No vamos a renunciar a ello. Y aunque nunca vamos a dejar de reclamarlas, queremos sentarnos y llegar a un acuerdo», concluyó Miguel Moreno.

Fotos

Vídeos