El alcalde de Jaén defiende un «estudio sosegado» sobre el casco antiguo y el problema «complejo» de infravivienda

El alcalde de Jaén defiende un «estudio sosegado» sobre el casco antiguo y el problema «complejo» de infravivienda
E. P.

«Me parece muy bien que todos los partidos y las administraciones digan que van a crear un programa, que van a ayudar financieramente, pero lo máximo que puede, a lo mejor, es una determinada subvención», ha comentado

E. P. JAÉN

El alcalde de Jaén, Javier Márquez (PP), ha considerado que la situación del casco antiguo, con numerosos solares e inmuebles en mal estado, debe «ser objeto de un estudio sosegado» ante el problema «complejo» que supone la existencia de infravivienda.

Así lo ha señalado este martes a preguntas de los periodistas sobre esta zona de la capital, que ha sufrido varios derrumbes en las últimas semanas que han puesto más de relieve aún su precario estado y ha suscitado las críticas de formaciones políticas y asociaciones vecinales que demandan actuaciones urgentes.

Para el regidor, el problema que existe en el casco antiguo con la infravivienda «realmente es mucho más complejo de lo que se está hablando». «Me parece muy bien que todos los partidos y las administraciones digan que van a crear un programa, que van a ayudar financieramente, pero lo máximo que puede, a lo mejor, es una determinada subvención», ha comentado.

Ha añadido que quienes viven en estos inmuebles en mal estado es «gente que no tiene ni para comer», de manera que por mucho que se le ofrezca el 50, 40 o 30 por ciento de una obra de rehabilitación de una casa, el restante porcentaje que debería aportar «no tiene dónde cogerlo y al final pierde sistemáticamente toda posibilidad de subvenciones».

Junto a ello, se ha referido a la «dejadez de los propios propietarios, no ya de los que viven, sino sobre todo de los que abandonan» porque, entre otras cuestiones, «no tienen rentabilidad económica, son herencias envenenadas, por embargos, etcétera.

«Por tanto, el tema de la infravivienda y el tema que existe en el casco antiguo tiene que ser objeto de un estudio sosegado, porque dar subvenciones a personas que no tienen ni para comer es absurdo. Quedan muy bien los políticos porque somos muy generosos, pero realmente las infraviviendas van a seguir ahí», ha dicho.

En este sentido e incidiendo en que «dar una subvención apura y dura a gente que no tiene dinero es como si le das nada, porque no pueden cumplir su parte», ha abogado por «plantearse otro tipo de cuestiones». Ha aludido a un cambio de actividades en este área, de forma que fomentando otro tipo de actividades «vaya siendo conquistado también por personas de fuera» y «se regenere, como ha pasado en otras ciudades».

Fotos

Vídeos