Acaba una campaña oleícola de gran dividendo

Acaba una campaña oleícola de gran dividendo

Los precios en origen han oscilado en la horquilla de los tres euros y medio el kilo y los cuatro, aunque hay que tener en cuenta que durante la campaña se han producido operaciones de compraventa por encima de los cuatro euros el kilo para la calidad virgen extra

EFE

La recién terminada campaña oleícola 2016/2017 pasará a la historia como una de las más rentables y mejor retribuidas de los últimos años en España, con un escenario de precios estables y equilibrados en el mercado de origen, lo que ha generado un gran dividendo para el sector productor.

Los precios en origen han oscilado en la horquilla de los tres euros y medio el kilo y los cuatro, aunque hay que tener en cuenta que durante la campaña se han producido operaciones de compraventa por encima de los cuatro euros el kilo para la calidad virgen extra y que los aceites de oliva de alta gama tienen un precio mucho más elevado.

Si al importe medio le unimos la comercialización total producida, que ha superado en estos doce meses los 1,4 millones de toneladas (en concreto 1.407.000), una multiplicación de esta cantidad por un precio medio ponderado de algo más de 3,5 euros en las operaciones de compraventa da como resultado un valor de más de 5.000 millones de euros para los aceites vendidos.

Estos aceites fueron comercializados en el mercado interior (por debajo de las 440.000 toneladas frente a los 502.000 de la campaña 2015/2016) o fueron destinados a la exportación (unas 970.000 en comparación con las 868.000 de la campaña precedente), según los datos, aún provisionales, de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

Esta cifra de más de 5.000 millones de euros es el valor del aceite de oliva comercializado entre octubre de 2016 y septiembre de 2017, y eso pese a que la cosecha ha tenido una catalogación de media-baja, pues se situó por debajo de los 1,3 millones de toneladas, algo más de 1.286.000 toneladas.

A esa cantidad hay que añadirle otras partidas económicas que proceden de los jornales de la recogida, el transporte, la molturación en la almazara y las industrias auxiliares en torno al sector del olivar y del aceite, tan estratégico en la provincia de Jaén y en muchos municipios andaluces a los que vertebra económicamente y a los que el olivar les confiere una auténtica cultura y una personal idiosincrasia.

Todas las fuentes consultadas por Efe han coincidido en señalar que la recién finalizada campaña oleícola ha sido desde el punto de vista económico de "buenos precios", máxime si tenemos en cuenta que hace varias campañas estaban a menos de dos euros el kilo, por debajo del umbral de la rentabilidad, por lo que se muestran moderadamente satisfechas con el actual panorama de cotizaciones.

Así lo sostiene el presidente de Jaencoop, jefe de los servicios técnicos de ASAJA-Jaén y también responsable de aceite en Cooperativas Agro-alimentarias, Cristóbal Gallego, quien destaca el escenario de "estabilidad y de buenos precios del aceite de oliva".

Similar valoración hace Cristóbal Cano, secretario de la UPA en Jaén, quien resalta la campaña de "precios razonables, por encima de los costes de producción y sin producirse tensiones", por lo que incide en la "estabilidad de precios tanto en origen como en destino", y aboga por la promoción en el mercado interno para que el consumidor sea consciente de las bondades de este producto, para el que pide que no se banalice.

Pôr su parte, Juan Luis Ávila, secretario provincial de la COAG, opina que "hay vida más allá de los tres euros" para los aceites de oliva en el mercado de origen, pues así se cubren los costes y hay margen de beneficio para el olivarero, al tiempo que reclama que se insista en la promoción y en los nuevos consumidores, además de que no se utilice al aceite de oliva como producto gancho y se enfatice en este mensaje: "el aceite de oliva es salud".

A la vista de esta situación y de la menor cosecha de aceite de oliva que se pronostica para la presente campaña, junto con el enlace de 300.000 toneladas de existencias, no es descabellado pensar que el escenario de buenos precios de la pasada campaña se mantendrá a lo largo de los próximos meses, siempre con el permiso de las condiciones climatológicas y a la espera de que las ansiadas lluvias rieguen el olivar sediento de agua.

Fotos

Vídeos