Ideal

El presidente de Appistaco, Julián Navarro.
El presidente de Appistaco, Julián Navarro. / IDEAL

El pistacho como «complemento ideal» del olivar

  • Caja Rural de Jaén firma un convenio con Appistaco para ayudar a su implantación en la provincia «en los mismos terrenos incluso de los olivos»

Optimizar el campo en los tiempos muertos del olivar. Cada vez más voces abogan por la utilización de los terrenos para otros menesteres más allá de este y que, más que sustituir al oro líquido, sirvan de complemento, dando jornales cuando no hay trabajo relacionado con la aceituna y amortiguando los efectos negativos en ejercicios de cosecha baja. Los datos les dan la razón. En los últimos tiempos han crecido en la provincia otros cultivos a la sombra del olivar. Entre los que más, el pistacho, claro cultivo emergente: hace tan solo unos años no existía y en la actualidad hay en torno a 300 hectáreas, con un clima el jienense que le es muy favorable ( Jaén suma 85 hectáreas de pistacho ecológico, el 20 por ciento de la comunidad autónoma). Entre sus ventajas, que se puede cultivar en el terreno del olivar, compaginando los dos cultivos en el mismo espacio. En la provincia se ve ya en dos formas en cuanto a su plantación, una intercalando en las claras del olivar de amplio marco y otro en marcos más o menos intensivos de 6x4 o 5x3 de plantación nueva sobre tierras calmas de plantación herbácea.

Para su fomento nació en 2014 la Asociación de Productores de Pistacho y Comercializadores de Jaén (Appistaco). Ayer firmaron un convenio con Caja Rural de Jaén, de apoyo a los agricultores que han optado por este cultivo en la provincia y para ayudar a aquellos que estén estudiando la posibilidad. La rúbrica la llevaron a cabo el presidente de la entidad, José Luis García-Lomas, y el de la asociación, Julián Navarro.

El acuerdo, de un año de duración, ofrece unas operaciones de crédito y préstamos para los asociados, a un año o dos o tres, a un tipo de interés preferencial. Se podrán beneficiar los 216 agricultores asociados. Se estudiarán los casos además que en que sea para comprar una extensión de terreno importante para la plantación del pistacho o para la adquisición de maquinaria, que esencialmente «es la misma que para la recolección de la aceituna». De hecho, «se puede compatibilizar, puesto que es en septiembre su recogida y no se solapa con la recolección de la aceituna».

Según explican desde Appistaco Jaén «se pueden sembrar pistachos en medio de las olivas y seguir cobrando la subvención de estas, no hay problema. Nosotros ya llevamos tres años haciéndolo, pero hay que tener 10 o 12 metros de camada (entre dos filas contiguas) en los olivos», matizan en su página de Facebook.

Hasta el quinto año las plantaciones no producen, por lo que Caja Rural de Jaén ofrece «un interés preferencial para que en estos primeros años se pueda hacer la inversión y devolverlo a un interés muy bueno», destaca Navarro.

También financiará la primera cooperativa pistachera andaluza (existen otras a nivel privado, pero no cooperativa) sobre unos terrenos cedidos para 75 años por el Ayuntamiento de Navas de San Juan a la asociación, con una nave de 1.500 metros cuadrados y 23.000 de terreno, «donde se va a procesar todo el pistacho de la provincia y otras limítrofes».

Además recibirá financiación para jornadas de formación, cursos, etcétera. Las localidades que más han apostado por el pistacho hasta ahora han sido Peal de Becerro, Pozo Alcón, Sabiote, Villacarrillo o Huelma.