Ideal

Diputación reparte entre dos empresas el 'pastel' de casi 67 millones de la dependencia

Una auxiliar ayuda a levantarse a una usuaria de la ayuda a domicilio.
Una auxiliar ayuda a levantarse a una usuaria de la ayuda a domicilio. / Javier Martín
  • Clece y Macrosad han vuelto a quedarse con el servicio de ayuda a domicilio en los pueblos de la provincia. Una tercera empresa, Valoriza, ha impugnado el proceso

Cada día, una auxiliar llama a la puerta de alguno de los 4.664 mayores de esta provincia que reciben ayuda a domicilio por estar dados de alta como personas con dependencia por la Junta de Andalucía. Esa auxiliar (la inmensa mayoría son mujeres) les ayuda a vestirse, a lavarse, les limpia la casa o simplemente sale con ellos un rato de paseo o les da conversación. En eso consiste la ayuda a domicilio. Pero, ¿quiénes son las mujeres que van a las casas? ¿Quiénes las contrata? ¿Cómo se organiza el sistema? No es fácil, hay que tener en cuenta que hay personas dependientes en todos los rincones de la provincia, y a todos hay que atenderlos.

Esa atención depende, en la mayoría de los casos de la Diputación. Provincial, que es la que se encarga de financiar el servicio en los municipios de menos de 20.000 habitantes de la provincia. Acaba de adjudicar el contrato para los próximos dos años, con posibilidad de prórroga a otros dos. En total, 66,8 millones, lo que convierte este contrato en uno de los de mayor envergadura de cuantos tiene la Diputación, por detrás de la adjudicación del servicio de recogida y tratamiento de residuos, según explica la vicepresidenta primera y diputada de Economía, Hacienda y Asistencia a Municipios, Pilar Parra.

Ante la cantidad de usuarios, trabajadores y servicios que se prestan, como ya se ha hecho en otras ocasiones, la Diputación ha dividido el contrato en tres lotes, que en lo práctico supone una división de la provincia en tres, y dos de esos lotes se le han adjudicado a Clece, mientras que el tercero lo ha conseguido Macrosad.

Concretamente, el primer lote abarca el servicio de ayuda a domicilio que se gestiona desde los centros de servicios sociales comunitarios de Alcaudete, Huelma, Peal de Becerro y Jódar, y que incluyen a sus municipios de influencia. Este lote suma 1.408 usuarios y 488 trabajadoras. Además de la ayuda a domicilio, según Explica Parra, se les proporciona el desayuno, el almuerzo y la cena a 267 personas, solo el almuerzo a 163 personas y la cena a 88. En total se le ha adjudicado por 20,6 millones a Clece.

El segundo lote abarca los centros de La Puerta de Segura, Villacarrillo, Baeza y Mancha Real. Esto supone 1650 usuarios y 548 trabajadoras. Además de esto, se dará un servicio completo de desayuno, almuerzo y cena a 1.090 personas, el almuerzo solo a 5.828 y las cenas a 164 usuarios. Este segundo lote se ha adjudicado por 23,1 millones a Macrosad.

Y el tercer lote recoge a todos los municipios que dan cobertura los centros de servicios sociales comunitarios de Mengíbar, Arjona, Bailén, La Carolina, Santisteban y Torredelcampo. Y eso se traduce en 1.606 usuarios y 545 trabajadoras. Además, se le proporcionará el servicio completo de comida a 175 personas, el almuerzo a 178 y las cenas a 120 personas. Este lote se ha adjudicado por 23,1 millones, de nuevo, a Clece.

Las dos empresas elegidas son las mismas que ya prestaban este servicio en el anterior contrato, algo que la vicepresidenta de la Diputación explica en la propia experiencia de las mismas. «Uno de los requisitos que se les pide es que elaboren un proyecto sobre el servicio que van a prestar y cómo lo van a llevar a cabo. Si ya lo han estado haciendo, llevan ventaja», asegura.

Al concurso se presentaron otras tres empresas y una de ellas, Valoriza, ha impugnado las tres adjudicaciones.

Mujeres del mundo rural

Una de las cuestiones sobre la que más hace hincapié la vicepresidenta es que de los 1.581 puestos de trabajo que la ayuda a domicilio genera, «en un 99 por ciento de los casos es a mujeres, casi todas ellas de los pueblos, lo que supone generar puestos de trabajo en zonas donde las posibilidades de empleo son reducidas».

«Cualquier persona que quiera acceder a estos servicios tiene que dirigirse a su centro de servicios sociales comunitarios o al trabajador social de este municipio», recuerda Parra.