Ideal

Endesa registra un aumento del 222% de casos de fraude en la provincia en los últimos dos años

  • Según ha informado la propia compañía eléctrica, se defraudaron más de 49 millones de kWh, equivalentes al consumo de un mes y medio de la ciudad de Jaén

Endesa ha registrado en los últimos dos años un aumento del 222 por ciento de los casos de fraude detectados en la provincia de Jaén. Este aumento se debe a la intensa labor de la compañía eléctrica, en colaboración con las fuerzas del orden, para poner fin a una situación que supone un incremento anual de 150 millones de euros en la factura de la luz, según los últimos datos de la CNMC.

En la provincia de Jaén, según ha informado la propia compañía eléctrica, se defraudaron más de 49 millones de kWh, equivalentes al consumo de un mes y medio de la ciudad de Jaén. Esa energía corresponde a los 3.914 casos registrados en la provincia jiennense en 2016, un 84 por ciento más que en 2015 (2.117) y un 200 por ciento más respecto a 2014 (1.217).

En 2016, en toda Andalucía se defraudaron más de 623 millones de kilovatios/ (kWh), lo que equivale al consumo de la ciudad de Jaén durante un año y medio. Esta energía corresponde a los 50.312 casos registrados en la comunidad, un 32 por ciento más que en 2015 (37.991) y un 88 por ciento más respecto a 2014 (26.721).

Por provincias, en 2016, Sevilla fue donde más casos se registraron con 16.183 (54% más que en 2015), debido también a que se trata del núcleo urbano más poblado. Le sigue Málaga con 9.026 casos (22 por ciento más que el año anterior), Almería con 5.471 casos (43 por ciento más que en 2015), Cádiz con 4.506 casos (datos similares a 2015), Granada con 4.382 (+35 por ciento), Jaén, Huelva con 3.428 (cifra similar a 2015), y Córdoba con 3.402 (+18 por ciento).

Según Endesa, el fraude eléctrico es también un problema para la seguridad y la salud de las personas que conviven o están próximas al defraudador. Las instalaciones manipuladas no cumplen la normativa en materia de seguridad y generan un importante riesgo no solo para aquellos que las manipulan, sino también para las personas que viven o circulan en la proximidad de esas instalaciones.

En los últimos años se han registrado numerosos casos de incendios en instalaciones y viviendas como consecuencia de dichas manipulaciones, que han causado numerosos heridos de diversa consideración e incluso decenas de fallecidos.