Ideal

Los productores de aceite de oliva prevén aumentar la producción en esta temporada

Los productores de aceite de oliva prevén aumentar la producción en esta temporada
  • Las condiciones ambientales y la caída de la producción de otros países hacen presagiar que sea una ''buena campaña'' de comercialización, según ha asegurado José Luis García-Melgarejo, director de Olivar de Segura.

La sociedad cooperativa Olivar de Segura (Puente de Génave, Jaén) tiene previsto cosechar esta campaña unos 20 millones de kilos de aceite -cuatro millones más que el año pasado-, al tiempo que destaca su apuesta por continuar adhiriendo a más cooperativas.

Buenas lluvias de primavera, adecuada floración y la vecería que rige el cultivo -a un año de baja producción le sigue otro de menor cosecha en el olivar- han contribuido a este repunte, ha destacado en una entrevista con Efeagro el director gerente de una de las grandes cooperativas españolas, José Luis García-Melgarejo.

García-Melgarejo ha recordado que a mediados de octubre, los agricultores de la comarca comenzaron la primera fase de la recogida de las aceitunas verdes para elaborar los "aceites tempranos" -de los que se nutre su marca "Saqura"-; y a finales de ese mes e inicios de noviembre se inició la cosecha de los ecológicos.

El lunes y martes pasado, empezaron a abrir las cooperativas asociadas, para atender la recogida del olivar convencional de los socios, aunque las lluvias impidieron avanzar hasta la actual semana, cuando se generalizará la actividad, según sus previsiones.

Prevén una "buena campaña" de comercialización gracias a que tienen "cantidad y calidad" de aceite y que en el mercado mundial habrá menos presión por la caída de producciones en varios países.

Especialmente en Italia, que podría recortar sus cifras en un 50 % y, además, tendrá problemas de calidad con sus aceites.

En su opinión, en la campaña actual habrá "tensiones" en el mercado y, de hecho, "ya las hay", para atender la demanda debido a la escasez de la oferta de aceites de oliva disponibles.

"Este año pasado, desde junio no hay aceites lampantes. Y desde mediados de octubre hasta la actualidad no ha habido aceites vírgenes o vírgenes extra, lo que ha hecho que los precios hayan subido", ha indicado, a lo que se suma el retraso de la recolección.

Al final "se ha tirado de existencias" y "no ha habido aceite suficiente para atender con la normalidad o facilidad que se preveía", ha argumentado el directivo.

La compañía, que integra a 12 cooperativas de base, 4.500 agricultores y 30.000 hectáreas, prevé cerrar este año con una facturación de 50 millones de euros -gracias a la mayor cosecha y el repunte de los precios-, 20 millones más que en 2015.

El director gerente ha destacado, asimismo, la apuesta de esta compañía por seguir concentrando la oferta en la comarca de la Sierra de Segura, y en este sentido, mantienen conversaciones con otras cooperativas desde hace tiempo para integrarlas.

"Nuestro planteamiento es desarrollar y representar en mayor medida a los agricultores y almazaras de la Sierra de Segura" -afirma-, aunque no pone fecha para las futuras incorporaciones porque "estas cosas hay que hacerlas con la serenidad adecuada y con procesos que generen la máxima confianza. Estamos en ello".