Ideal

El acusado de agredir sexualmente a un mujer en Torredonjimeno dice que solo la acompañó al portal

  • Ante el hecho de que en la ropa de la víctima aparecieran restos biológicos del acusado, G.H. ha señalado que la mujer llevaba ropa que anteriormente había sido de su exmujer

El acusado de agredir sexualmente a un mujer en Torredonjimeno (Jaén), G.H., ha negado los cargos ante el tribunal que le ha juzgado este lunes y ha declarado que la noche en la que supuestamente ocurrieron los hechos, él se limitó a acompañarla hasta el portal porque la mujer, según su versión, se encontraba en estado ebrio y así se lo pidió ella.

"La acompañé, pero no tuve relaciones con ella", ha dicho el acusado. Ante el hecho de que en la ropa de la víctima aparecieran restos biológicos del acusado, G.H. ha señalado que la mujer llevaba ropa que anteriormente había sido de su exmujer y que por eso podía contener sus restos biológicos.

Por su parte, la víctima, que ha declarado protegida por un biombo, se ha mantenido en su versión y ha dicho que en la noche del 2 de marzo de 2015 fue sorprendida por el acusado en el portal y que la agredió sexualmente y que luego la amenazó de muerte si contaba algo. Ha reconocido que conocía con anterioridad al acusado y que no tenía relación de ningún tipo con él, al tiempo que ha rechazado que la ropa que llevara perteneciera a la exmujer del acusado.

Ha añadido que intentó denunciar lo ocurrido esa misma noche, pero que no lo hizo porque cuando llegó al cuartel de la Guardia Civil ya estaba cerrado. Permaneció un día en la cama como consecuencia de las heridas que le provocó la supuesta agresión y finalmente acudió al médico cuando una pareja de amigos le recomendó que fuera a recibir atención sanitaria. A partir de ahí, se produjo la denuncia y la detención del acusado que pasó varios meses en prisión preventiva por esta causa.

Los forenses han confirmado ante el tribunal que la mujer presentaba lesiones compatibles con una agresión sexual y con el relato que hacía la propia víctima.

Los hechos, según ha relatado el Ministerio Fiscal, sucedieron en la noche del 2 de marzo de 2015 cuando el acusado "con ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos" siguió a una mujer hasta que ésta llegó al portal de su casa. Fue entonces, y siempre bajo el relato de Fiscalía, cuando el acusado "la agarró fuertemente" y la agredió sexualmente.

Una vez que terminó el acusado, amenazó a la mujer de muerte diciéndole que si contaba algo de lo sucedido, le cortaría el cuello y acabaría con su vida. La mujer precisó asistencia médica y siete días de curación de las lesiones.

El Ministerio Público ha calificado los hechos como un delito de agresión sexual y otro de amenazas por el que le reclama nueve años y diez meses de prisión, así como diez años de prohibición de acercarse a menos de 300 metros y de comunicarse con la víctima por cualquier medio durante otros diez años. A esta misma calificación de los hechos se ha sumado la acusación particular en representación de la víctima.

Por su parte, la defensa del acusado ha pedido la libre absolución apoyándose, entre otras cosas, en la declaración de un testigo que ha dicho haber visto como el acusado esa noche acompañó a la víctima hasta el portal y seguidamente se marchó. Para la defensa, no hay pruebas de cargo para destruir la presunción de inocencia del acusado.

El juicio ha quedado visto para sentencia en la Sección Tercera de la Audiencia de Jaén.