Ideal

Lillo ve "muy complicado" modificar la dotación de agua para regadío de la presa de Siles

  • Apunta que la cantidad de agua prevista por hectárea "seguramente es excesiva por el tipo de terreno y se puede reducir a la mitad"

El subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo, ha considerado "muy complicado" modificar la dotación de agua para riego de la presa de Siles, aunque ha apuntado que se podría aumentar el número de hectáreas en regadío dado que la cantidad de agua prevista por hectárea "seguramente es excesiva por el tipo de terreno y se pueda reducir a la mitad".

Así lo ha señalado este lunes a preguntas de los periodistas tras la creación de una plataforma para reclamar más agua para riego desde la citada infraestructura con la implicación de la Asociación para el Desarrollo Rural (ADR) de la Sierra de Segura, ayuntamientos de esta zona, organizaciones agrarias, cooperativas y regantes.

Lillo ha explicado que "esta presa se hizo con unas condiciones que se aprobaron en 2005 por unanimidad en el consejo específico" creado al efecto y "en base a esos parámetros" se construyó el pantano, "con esa dotación de 6,14 hectómetros cúbicos para poner en riego aproximadamente 3.750 hectáreas y una dotación de 1.750 metros cúbicos por hectárea".

A partir de ahí, según ha añadido, "modificarla es muy complicado porque el resto de dotación de agua que hay ahí habría que detraérselo". "Lo que sí se puede variar, como dijimos en su presentación, la ministra y yo lo he dicho en varias ocasiones, es que seguramente esa dotación de 1.750 metros cúbicos es excesiva por el tipo de terreno y se pueda reducir a la mitad con lo que se podría ir a 7.000 hectáreas", ha afirmado.

Eso sí, el subdelegado del Gobierno ha querido dejar claro que "todavía, después de un año estar construida la presa, ni se ha constituido ninguna comunidad de regantes ni ha pedido nadie de forma individual agua para riegos".

Además y por lo que respecta a la construcción de la red secundaria de conducciones, ha señalado que hay que empezar por "saber dónde están las peticiones" y después acometerlas. "Para hacer ningún tipo de conducción secundaria, una vez que se ha retenido agua en el pantano, lo primero que tenemos que saber es quién quiere regar y dónde quiere regar. No vayamos a hacer la conducción que luego no sirva", ha dicho.

Ha subrayado, asimismo, que la competencia para la ejecución de esas conducciones "está clara porque están transferidas desde el año 1985 a las comunidades autónomas". Ha matizado, no obstante, que "es verdad que podemos hacerla conjuntamente declarándolo de interés y la Junta de Andalucía lógicamente no va a poner ningún problema en que se haga de esa manera".

Lillo ha realizado estas declaraciones antes de la reunión que se ha celebrado este lunes en la sede del 112, en la capital jiennense, para abordar la implantación del Plan de Emergencia de la Presa de Siles, a la que también han asistido la delegada del Gobierno andaluz, Ana Cobo, y los alcaldes de Benatae, Siles, La Puerta de Segura y Puente de Génave.

Según ha indicado, se trata de un estudio técnico confeccionado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en base al tipo de presa, en este caso "de acumulación de tierras", y "ya lo conoce Protección Civil, tanto a nivel autonómico como estatal", que "le han dado el visto bueno, porque quienes saben y entienden esa cuestión son los que manejan las aguas".

"A partir de ahí, lo que se va a hacer es un plan conjunto para la posible evitación de daños a personas y a cosas, que la Junta, como competente y responsable en esa cuestión le dé el visto bueno", ha manifestado el subdelegado del Gobierno.

Además, se tendrá que realizar los correspondientes planes locales de los cuatro municipios afectados, no sólo con respecto a los núcleos urbanos principales, sino que en esa zona hay otros más pequeños y muchas cortijadas que también hay que proteger. "Pero esperemos que sea solamente eso, un plan preventivo y que no tengamos que actuar de ninguna de las maneras", ha concluido.