Ideal

Jaén, camino a la vejez y la soledad

Un grupo de jubilados descansa en un banco.
Un grupo de jubilados descansa en un banco. / RAMÓN L. PÉREZ
  • La provincia verá reducida su población en 61.500 personas de cara a 2031

Las viviendas de Jaén serán, dentro de 15 años, bastante solitarias. Lo dicen los dos estudios publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre proyección de hogares y población, que apuntan a que la provincia es la ciudad andaluza en la que más disminuirá la vida en los hogares, entendiéndose vida como hogares de una, dos, tres, cuatro, cinco o más personas. Porque la residencia de personas en viviendas de todos estos grupos disminuirá en Jaén más que en ninguna otra ciudad de la Comunidad Autónoma.

Pero, ¿cómo no iban a descender los residentes? De aquí a 2031 la provincia verá reducida su población en un 9,52 %. 61.500 jienenses menos. Menos nacimientos, más defunciones y menos inmigrantes y emigrantes. Una ciudad que en 15 años será, si se cumplen las previsiones, más vieja y solitaria.

Pero vayamos por partes. Dentro de la caída generalizada de vida en los hogares puede extraerse una conclusión principal a nivel provincial. En 15 años, la mayoría de viviendas estarán habitadas por una o dos personas, aumentando este tipo de núcleos familiares un 14,41 por ciento en 15 años.

Pese que es el tipo de hogar formado por una sola persona es el que se prevé que más crecerá en la provincia, Jaén está a la cola de Andalucía. Un aumento del 15,30 por ciento que choca con Granada -6,41 por ciento más- o Almería, la que más crece -41,67 por ciento más-. Jaén pasará de los 57.357 actuales a 66.133 hogares de una persona en 2031. España sigue dejando atrás a Jaén en este aspecto, ya que se prevé que los hogares de una sola persona crezcan un 19,77 por ciento de media, una diferencia de más de cinco puntos.

La tendencia es muy similar si analizamos los hogares de uno o dos miembros. Es interesante estudiar esta clasificación puesto que incluiría a solteros o viudos, pero también a parejas o familias monoparentales. Es decir, una agrupación que reuniría a buena parte de la población. Así, Jaén sólo crecería un 14,41. Y digo sólo porque vuelve a estar a la cola autonómica, con un crecimiento medio de 25, 12%. Almería estaría de nuevo a la cabeza de este aumento, con un 33,45 por ciento más. Mientras Jaén se lleva el premio al menor crecimiento familiar en hogares, Almería hace pleno y se sitúa en cabeza en todos los rankings.

Batacazo progresivo

A partir de aquí comienza el batacazo. Hasta los hogares de una o dos personas el crecimiento, aunque lento en comparación con las provincias vecinas, era positivo. Sin embargo, a partir de los tres miembros arranca la caída libre. Así, estamos ante una disminución progresiva que comienza con los hogares de tres personas, que normalmente abarcarían parejas con un sólo hijo o solteros con dos hijos, cuya caída se situaría en el 5,16 por ciento. El dato más negativo a nivel andaluz y detrás también de la media nacional, en la que el descenso es del 1 por ciento.

Antes de pasar a familias más amplias, podrían agruparse los grupos familiares formados por dos o más personas: parejas, parejas con un sólo hijo, familias monoparentales, o solteros con dos hijos serían las clasificaciones más comunes. Y en este cóctel la caída comienza a ser verdaderamente pronunciada: un 17,04 por ciento menos en cuestión de 15 años. Andalucía y España vuelven a dejar atrás a la provincia de los olivos, ya que pese a que a grandes rasgos la disminución de estos grupos familiares es generalizada, el descenso es más lento que en Jaén.

La mencionada caída libre azota con prácticamente la misma fuerza al siguiente grupo, el de los hogares de cuatro personas, con un 18,75 por ciento menos en el periodo que abarca desde 2016 a 2031. De 55.163 a 44.812 hogares. 10.351 menos. Casi nada. Pero la gran sorpresa llega con las familias de cinco o más personas. El drástico descenso que el INE prevé que afecte a Jaén reducirá este tipo de familias a más de la mitad en 15 años. De los 14.133 hogares que actualmente albergan a cinco o más miembros, en 2031 quedarán 6.682.

Más defunciones

La evolución de los hogares tiene su explicación, y fue también publicada ayer por el INE. Hogares, nacimientos, muertes, emigrantes e inmigrantes. Cinco conceptos íntimamente relacionados. Hay una relación directa entre el incremento o decrecimiento de estos factores y la composición de las viviendas jienenses en los próximos 15 años.

Lo más destacado es que ya hay más muertes que nacimientos en la provincia. Concretamente, en 2016 nacieron 5.287 personas y fallecieron 6.396. Y más llamativo es aún la tendencia que el INE prevé que seguirán. Las muertes se mantendrán 'estables', ya que en 2030 se producirán aproximadamente unas 6.182. En 15 años la caída será del 3,35 por ciento, 214 personas menos.

Por el contrario, la estabilidad no es precisamente lo que mejor define la evolución prevista para los nacimientos. En 2030 habrá 3.980, nada más y nada menos que un 24,73 por ciento menos. O lo que es lo mismo, 1.307 personas menos vendrán al mundo dentro de 15 años.

Una caída mucho más pronunciada en nacimientos que en defunciones deja entrever lo que será el futuro de la provincia: una población envejecida. Fallecerán aproximadamente los mismos, nacerán bastantes menos.

Un factor que podría ayudar a estabilizar la pirámide poblacional y atraer más personas es la inmigración. Pero tampoco ayuda. El saldo migratorio en Jaén es negativo -más emigrantes que inmigrantes-, al contrario que la media nacional, cuyo saldo es positivo. Por una parte, la llegada de individuos procedentes del extranjero se mantendrá, según apuntó el INE, estable. En torno a los 1.460 son los inmigrantes que actualmente residen en Jaén y los que se espera que lo hagan de cara a 2031.

En cuanto a las inmigraciones procedentes del resto de España, la tendencia es a la baja. Si actualmente Jaén acoge a 4.940 personas, en 2030 pasarán a ser 4.537 las que vengan del resto del territorio nacional, un 8, 16 por ciento menos. Es decir, la inmigración no contribuirá a un aumento de la población, sino más bien lo contrario. Vendrán de la misma forma de fuera de España y en menos porcentaje del territorio nacional.

Menos emigración

Por otra parte, la emigración es otro factor a tener en cuenta en el análisis poblacional. El INE indica que, aunque cada vez se irán menos jienenses al extranjero, dentro de 15 años permanecerán más de 1.000 fuera de nuestras fronteras. La cifra se irá reduciendo lentamente hasta pasar de los 1.325 emigrantes actuales a los 1.098 de 2030. El otro grupo a destacar son las emigraciones con destino al resto de España, que experimentarán una caída de un 14,67 por ciento en el periodo citado, unas 1.160 personas menos. Así, Jaén será más vieja y solitaria dentro de 15 primaveras.