Ideal

La vendimia jienense finaliza con 830 toneladas de uva

En septiembre y octubre numerosos jornaleros jienenses han encontrado unos días de trabajo en la vendimia
En septiembre y octubre numerosos jornaleros jienenses han encontrado unos días de trabajo en la vendimia / Jorge Pastor
  • La cosecha en las principales zonas de producción (Torreperogil, Bailén y la Sierra Sur) ha sido muy baja respecto a la media de las anteriores campañas, debido al clima registrado en primavera y verano, sin embargo supera en un 11,5% (85 toneladas) la cantidad de uva recolectada en el año anterior

Esta semana las principales bodegas de Jaén ya tenían los datos definitivos de la campaña, tras una vendimia que se ha extendido, según las zonas, hasta el 8 de octubre.

En total, la uva recogida en la Sierra Sur, Bailén y la comarca de la Loma es de buena calidad, y han sido 830 toneladas. Es una campaña baja respecto a la media de los últimos años, sin embargo 2015 también fue un año de resultados moderados, que se han superado ligeramente. En concreto, se han recogido unas 86 toneladas más de uva (+11,5%). Con esta cantidad, prepararán 603.000 litros de vino en diferentes gamas y calidades, unos 70.000 litros más que los que entraron en barrica un año atrás.

Las estimaciones del boletín semanal de información agraria y pesquera de la Junta de Andalucía publicado la primera semana de octubre aseguraban una producción final similar a la de la campaña anterior o ligeramente superior y de buena calidad.

La consejería de Agricultura añade que la calidad sanitaria de la uva es buena, Los contados brotes de mildiu aparecidos tras la lluvia se controlaron rápidamente.

Todos los productores coinciden en señalar que se ha retrasado la maduración de la uva debido a las temperaturas, también altas por las noches, ya que el viñedo necesita que haya mayor contraste respecto a las diurnas. La falta de precipitaciones también ha sido clave en la producción, moderada respecto a campañas como la de 2013 y 2014.

En la Sierra Sur, Bodegas Campoameno han recolectado 250.000 kilogramos de uva, y les permitirán elaborar 162.000 litros de caldos. Bodegas Serrano mantienen su producción igual que en 2015, en torno a 18.000 kilogramos de uva, para hacer unos 10.000 litros de vino. Por su parte en la comarca de la Loma, la cooperativa Nuestra Señora de la Misericordia ha contabilizado 461.800 kilogramos de uva (212.360 de tinta y 249.440 kg de uva blanca). Con ella van a hacer unos 355.000 litros de vino. En Bailén, la cooperativa Santa Gertrudis ha recogido 101.102 kilogramos de uva, con el que preparan 76.000 litros de sus distintos tipos de vino.

La Loma

En la zona de Torreperogil, la cooperativa Nuestra Señora de la Misericordia ha terminado la campaña con una producción superior a la de 2015. En total han recogido 461.800 kilos de uva, frente a los 400.000 de la campaña anterior. Sobre todo crece la producción de uva tinta, que llega a 212.360 kilogramos, mientras que se han recolectado 249.440 kilogramos de uva blanca. El enólogo de la cooperativa, José Eduardo Segura, confirma que se ha producido algo más que hace un año. «En tinta tenemos unos 50.000 kilos más respecto a los 164.000 kilos del año pasado, porque hay nuevas plantaciones en la vega del Guadalquivir, en Solana y Santo Tomé, que tienen tres o cuatro años y ya están

entrando en producción. En la blanca la producción es similar, la superficie permanece estable aunque han arrancado algunas parcelas pequeñas o viejas. En próximas campañas la producción será cada vez mayor. En nuestro proyecto de reconversión hay varios agricultores que han apostado por la viña, hay plantaciones de nuevas variedades como la sauvignon blanc o la petit verdot que el año que viene ya generarán las primeras uvas. También hay unas parcelas nuevas de zidane para ir ampliando la gama que tenemos. Se hicieron hace 3 años y empezaremos a hacer pruebas para elaborar nuevos vinos con esas variedades, con un potencial enológico más alto, una gama de mayor calidad. Hasta que las viñas no tengan 8 o 10 años no se podrán hacer vinos de cierta calidad, es un proyecto a medio largo plazo, pero el año que viene tendremos uvas suficientes para hacer pruebas y ver como se adaptan estas variedades a la zona».

También detalla cómo ha afectado a la campaña recién finalizada el clima de los últimos meses. «El clima seco le ha venido bien por las enfermedades, pero al hacer tanto calor de día y noche, sin alternancia, la planta para la maduración, baja su metabolismo para no seguir produciendo azúcares, ha tardado unos 20 días más en madurar».

En esta zona la vendimia empezó el 12 de septiembre con la tinta, y en doce días había terminado. El 29 de septiembre comenzaron a recoger la uva blanca, finalizando el 5 de octubre. El enólogo añade que «ya están todos los vinos fermentados, los blancos han salido con unos 12,5 grados de alcohol y los tintos con entre 13 y 13,5 grados. La graduación ha sido buena en los vinos blancos pero en los tintos se ha quedado corta, al no haber tenido una maduración correcta, habitualmente es de unos 14 grados, también se ha quedado con menos color. No obstante la calidad es muy buena».

Bailén

Según las estimaciones de rendimiento medio, la cooperativa puede elaborar unos 155.575 litros de vino tinto, y otros 199.550 litros de vino blanco, en total 355.000 litros. El enólogo explica que «el rendimiento varía, dentro de la IGP. Los vinos de la tierra los hacemos sólo con el que sangra de los depósitos, que salen por gravedad, sin prensa, ahí el rendimiento es más bajo. Pero el rendimiento cuando va para vino de mesa es algo mayor. Los rendimientos totales en los tintos con lías (impurezas) incluidos vinos de mesa y de la tierra, están en el 73,26% y en los blancos en torno al 80%».

La nueva presidenta de la cooperativa, María Teresa Cabrera, detalla cómo ha afectado el clima este año a los viñedos. «En primavera las lluvias perjudicaron y levantaron algunas enfermedades, luego el verano ha sido caluroso. Con la humedad cuando la uva estaba aún pequeña este año hemos tenido nigrum y 'el polvo', que han recado en algunos casos hasta la mitad de los racimos en las zonas afectadas». La afectación de estas enfermedades no ha sido muy grave, la uva ha tenido una calidad excelente. «El refresco de los últimos días en septiembre ha hecho que la uva engorde un poco, y la graduación ha sido de 11,25».