Ideal

Un 25% de pérdidas en el olivar de la provincia

Un 25% de pérdidas en el olivar de la provincia
  • Estimaciones de agricultores para la campaña

Hay pérdidas que ya son «irreparables», según las organizaciones agrarias después de meses casi sin una gota. Sin embargo, aún se pueden 'salvar los muebles' si el tiempo acompaña, empezando porque el cielo descargue. No podía faltar el agua a su cita con la feria de San Lucas.

Agua para un campo sediento y al límite, que ya sufre daños «irreversibles». Así lo señalan desde la COAG Andalucía, que estima pérdidas en torno al 25% en la producción de aceite de oliva por la sequía en la próxima cosecha. «Hay una pérdida que ya se ha producido que tiene que ver con el rendimiento graso de la aceituna», lamentan. Un análisis en el que coinciden la gran mayoría de agricultores.

¿Qué ocurre si llueve bastante estos días? «Si el frío no se adelanta, la aceituna puede recuperar mucho. Tenía que haber caído antes, pero el olivo es muy agradecido. Si llueve y hay un noviembre sin grandes heladas aún se puede recuperar», explica Luis Carlos Valero, gerente de Asaja. ¿Cuánto tiene que llover para eso? «Con cien litros se nos cambia la cara a todos. El hecho de que las temperaturas no sean altas ayuda a paliar el estrés que tiene el árbol», señala. «Está muy llegado por la sequía y ha empezado a vivir del fruto y del agua», lamenta.

«El aceite se hace en septiembre y octubre, el mayor tanto por ciento, la transformación en azúcares y grasa. Lo ideal es que igual que el agua ha tardado que tarde también en llegar el frío, algo se podría arreglar». «Sin agua prácticamente los frutos van a ser hueso y piel. Ahora hay que valor, en primer lugar, que haya suficiente grado de aceite como para que merezca la pena recogerlo, y en segundo lugar la calidad del aceite, que será inferior a la que hubiera sido con más agua», ha señalado Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de Asaja-Jaén.