Ideal

Reconocimiento al «trabajo silencioso» de la mujer rural

Micaela Navarro en su intervención en el acto en Arroyo del Ojanco.
Micaela Navarro en su intervención en el acto en Arroyo del Ojanco.
  • Entre las homenajeadas por el PSOE este año, pioneras en las primeras remesas de catadoras de aceite de oliva o que montaron bibliotecas

Reconocimiento «al trabajo silencioso» desempeñado por las mujeres del medio rural durante mucho tiempo, en el que «compatibilizaban la atención a sus hijos, a las personas mayores, al cuidado de la casa y al trabajo fuera de ella, ya fuera en la temporada de aceituna o en cualquier trabajo agrícola». Así lo destacó ayer el PSOE de Jaén a través de la entrega de premios a once mujeres, en la Sierra de Segura. «Eran mano de obra invisible que sólo se notaba cuando no podían ir», indicó la presidenta del PSOE andaluz, Micaela Navarro.

El PSOE ha premiado a un grupo de mujeres por su trayectoria personal y profesional (uno por cada municipio de la comarca de la Sierra de Segura) con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural. Navarro consideró importante «poner a estas mujeres en valor, porque se han dejado su vida en conquistar derechos y hoy no tienen derecho, por ejemplo, a cobrar una pensión». «Han trabajado toda su vida pero nunca han tenido un empleo reconocido, muchas veces ni el reconocimiento de su propia familia», añadió.

Con estos premios, el PSOE quiere «evidenciar lo que las mujeres rurales aportan a la familia, a la economía de la provincia, a la sabiduría popular y lo que aportan de sacrificio para que sus hijos tuvieran un futuro, trabajando sin ningún tipo de derechos». Así mismo, con este acto se quiere poner de relieve la importancia del medio rural «para la cohesión económica, social, territorial y medioambiental» y, por tanto, la necesidad de que los pueblos «sigan teniendo vida». «Para ello, las mujeres tienen que tener presente y futuro. No podemos esperar que las hijas de las homenajeadas, que tienen una formación, permanezcan en sus pueblos si no tienen la esperanza de poder desarrollarse profesionalmente. Ésta tiene que ser nuestra apuesta», advirtió.

Entre las homenajeadas de este año, hay que mujeres pioneras en sus municipios que formaron parte de las primeras remesas de catadoras de aceite, que montaron bibliotecas cuando no las había, que fundaron cooperativas de confección o que enseñaron a otras mujeres a leer y escribir en los años 50 y 60, una época «muy difícil en la que las mujeres vivían sometidas a las costumbres impuestas». También se ha reconocido a varias asociaciones de mujeres por el trabajo desarrollado en municipios de la sierra, donde llevaron temas de debate como el feminismo, la salud, la educación o el empleo desde una perspectiva de género.

Las galardonadas

Las premiadas han sido Antonia Berrio (Arroyo del Ojanco), Mercedes Pérez (Beas de Segura), Asociación Beh-Hatae (Benatae), Isidra Robles (Cortijos Nuevos), Virtudes Moya (Génave), Asociación Mejorana (La Puerta de Segura), Isabel Millán (Orcera), Pilar Moreno (Puente Génave), Mª del Mar González (Santiago de la Espada), Asociación Sierra del Agua (Siles), Asociación Nuestra Señora de la Presentación (Torres de Albanchez) y Vicenta de Gracia (Villarrodrigo).