Ideal

El alcalde de Martos urge al Obispado a firmar el convenio sobre la Torre de Santa Marta

Torre del campanario de Santa Marta.
Torre del campanario de Santa Marta. / C. M.
  • Si no se llega a un acuerdo de cesión de antes diciembre, se perderá la partida consignada para el arreglo del reloj

La Torre del campanario de la Iglesia de Santa Marta, del siglo XVI, ubicada en la plaza de la Constitución, es de titularidad eclesiástica. El ayuntamiento pretende que este elemento patrimonial pueda ser un recurso turístico más para la ciudad. Para ello el primer paso sería que el obispado de Jaén cediera el uso de este lugar al Ayuntamiento de Martos, que acometería las intervenciones necesarias, y gestionaría la explotación turística.

El alcalde, Víctor Torres, presentó un borrador de convenio al obispado, pero aún no ha recibido una respuesta. Por eso ha querido apremiar a que estudien esta cuestión en las próximas semanas, ya que se consignó una partida presupuestaria de 15.000 euros en el presente ejercicio para el arreglo del reloj de la torre, y si las gestiones no se inician antes de finalizar el año, se perderá esta dotación y tendría que volver a consignarse en los siguientes presupuestos. «El reloj es una joya de las que quedan pocas, y se puede recuperar, hay especialistas en este tipo de maquinarias en municipios cercanos».

El alcalde señala que de este modo, una vez se arregle el reloj, como llevan demandando los vecinos algunos años, en los siguientes presupuestos se podría destinar una nueva partida para la rehabilitación de la torre, cuyo estado de conservación no es malo. «Tuve la oportunidad de visitarla hace dos años -cuenta-, en las legislaturas en las que gobernado el PSOE, se han realizado con periodicidad labores de mantenimiento y limpieza, aunque no hubiera convenio, por colaborar con la parroquia y el patrimonio. Por dentro hay zonas que están relativamente bien, la mayoría son paredes enfoscadas y encaladas. Lo que peor está es el acceso desde la planta de la calle Córdoba, son escaleras antiguas, unas de madera y otras de obra, será lo que necesite una mayor intervención. En el exterior se conserva bien, aunque habrá que hacer los estudios técnicos pertinentes. Creo que con una inversión no muy elevada se le podría sacar bastante partido y recursos a la visita del campanario».

Temas