Ideal

Un año y nueve meses de cárcel para los dueños de un pub de Villanueva del Arzobispo por ruido

  • El local, según recoge el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación, no estaba insonorizado por lo que los vecinos del bloque comenzaron a denunciar a la Policía Local al ver perturbado su descanso

El Juzgado de lo Penal número 2 de Jaén ha condenado a los responsables de un pub de Villanueva del Arzobispo (Jaén) a un año y nueve meses de cárcel como autores de un delito contra el medio ambiente por contaminación acústica.

La pena se ha impuesto a los dos acusados, la pareja formada por Y.A.C., y A.R.E., después de que el Ministerio Fiscal rebajara su petición inicial de cuatro años de cárcel a un año y nueve meses, lo que ha llevado a la conformidad de los encausados.

Los hechos enjuiciados y sentenciados en este miércoles se remontan a 2008 cuando el pub que regentaban los dos acusados comenzó a abrir hasta altas horas de la madrugada sin tener el permiso correspondiente para este tipo de actividad.

El local, según recoge el Ministerio Fiscal en su escrito de calificación, no estaba insonorizado por lo que los vecinos del bloque comenzaron a denunciar a la Policía Local al ver perturbado su descanso.

El Ayuntamiento de Villanueva del Arzobispo abrió un expediente en 2010 y en el informe correspondiente ya se hizo constar que los acusados habían colocado un limitador acústico al aparato de música. Sin embargo, en 2012, los técnicos municipales comprobaron durante una nueva inspección que el aparato no estaba precintado y que se podía manipular. En todo este tiempo, el pub mantuvo la actividad.

En 2013, la Alcaldía emitió un decreto en el que se le prohibía la emisión de música y se le ordenaba ajustarse a su licencia de bar-cafetería. Sin embargo, según dice el fiscal en su escrito, los acusados mantuvieron su actividad aunque "conscientes del desprecio por la salud de terceras personas".

Los vecinos del bloque acabaron por acudir a los tribunales, máxime cuando algunos de ellos comenzaron con síntomas como trastornos del sueño, irritabilidad o bajo rendimiento laboral. Ninguno de ellos ha pedido indemnización.