Ideal

Más de un tercio de los municipios jienenses aún no cuentan con cobertura de móviles 4G

Un empresario pulsa un botón de 4G.
Un empresario pulsa un botón de 4G. / IDEAL
  • Las compañías prestan este servicio en las localidades más pobladas, pero no llega a una treintena de pueblos más 'escondidos'

Hace unos días el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, defendió su gestión en el transcurso del segundo debate sobre el estado de Unión. Habló de inversiones, habló sobre el Brexit y habló también sobre que todos los países comunitarios tendrán cobertura 5G en el año 2025. Sí, en Europa ya hablan de la quinta generación de telefonía móvil y, sin embargo, la cuarta -e incluso la tercera- ha pasado de largo en un buen número de localidades jienenses. Más de un tercio de los 97 municipios de la provincia no tienen aún cobertura 4G. Los habitantes de los entornos rurales y montañosos sufren una discriminación difícil de entender en esa Europa de la igualdad de oportunidades de la que hablaba Juncker en Estrasburgo. Eso sí, sesenta pueblos y ciudades de la provincia de Jaén, que engloban a la mayor parte del padrón, sí cuentan ya con ella.

Antes de meternos en harina, conviene tener muy claro de qué va esto de la 4G. Según la IMT-Advanced, el organismo de la Unión Internacional de Comunicaciones encargado de definir los requisitos para que un sistema sea 4G, las velocidades de transmisión de datos deben superar en movimiento los cien megabites por segundo. Sirva como referencia que el estándar para la 3G es de dos megabites por segundo y que para la 5G de Juncker será de diez gigabites por segundo. Hablamos de inmediatez.

Y hablamos también de la tecnología sobre la que se basa ese modelo de desarrollo llamado 'sociedad del conocimiento'. De ahí que Juncker le dedicara varios minutos a este asunto y de ahí que los gobiernos estén diseñando ya planes para la implementación de la 5G a menos de diez años vista. El futuro de las telecomunicaciones está ahí, a la vuelta de la esquina.

Aquí y ahora

Pero volvamos aquí y ahora. Si usted quiere comprobar si vive en territorio 4G, puede hacerlo de dos maneras. La primera es muy sencilla. Mire su celular -tiene que ser un 'smartphone'- y compruebe si en el ángulo superior derecho le aparece la nomenclatura 4G. Eso significa que usted circula por una autopista de Internet.

En caso contrario, resignación y paciencia. Otra opción es consultar la página web de entidades como 'Llega800', dependientes del Ministerio de Industria, que fue designada por los operadores de móviles para solventar las interferencias o perturbaciones que pudieran producirse al servicio de radiodifusión de la televisión. Ahí, en este sitio, aparece un mapa que habilita, a su vez, unos menús desplegables por provincias. Si pincha Granada le aparecerá dónde hay 4G y dónde no lo hay.

Encontrará la capital y todo el área metropolitana, Andújar, Úbeda, Linares, Bailén, Alcalá la Real... los núcleos con más residentes. Sesenta en total. Eso sí, no sale Albanchez de Mágina, Torreblascopedro, Lahiguera... ni otros veinticuatro enclaves de la 'Jaén escondida'.

Las principales compañía de telefonía móvil han realizado importantes inversiones en los últimos años para obtener el mayor alcance. Ya llegan donde se localiza la mayor parte de sus clientes, pero aún hay muchas zonas en sombra. El cien por cien de las poblaciones con más de 15.000 habitantes disfrutan de conexión 4G en España, un porcentaje que alcanza el ochenta por ciento en las que tienen menos de cinco mil. Los cuatrocientos megabites por segundo ya se están logrando en Madrid, Barcelona, Sevilla, Coruña, Valencia, Gijón o Burgos, entre otras ciudades.