Ideal

Bedmar estrecha lazos con los bedmareños residentes en Navarra

Bedmar estrecha lazos con los bedmareños residentes en Navarra
  • Estas semanas se han dado los «primeros pasos» para «aumentar el contacto y empezar iniciativas conjuntas entre ambos territorios»

Estrechar lazos con la comunidad de bedmareños y bedmareñas en los municipios de Azagra y Caparroso (Navarra) y promover a nivel institucional vías de comunicación «para fomentar el intercambio entre los municipios en lo que se refiere a actividades culturales, conocimiento, iniciativas conjuntas» son, en palabras del alcalde de Bedmar, Juan Francisco Serrano, los objetivos con los que una delegación institucional del municipio ha estado esta semana presente en la comunidad Navarra en diferentes actos y reuniones con colectivos de jienenses emigrados.

El hermanamiento que existe entre Azagra y Bedmar ha sido el aliciente para que se haya producido esta serie de encuentros con representantes de colectivos de bedmareños en Navarra. «Han sido unos días en los que hemos conocido sus tradiciones, sus costumbres, pero también en los que nos hemos interesados por su situación, por sus necesidades y sus inquietudes», aseguró el alcalde, quien se mostró muy satisfecho de que «a pesar de que muchos de ellos se fueron hace años y ya tienen su vida y su familia formadas en tierras navarras, siguen muy ligados y muy unidos a nuestra comarca».

Junto con el colectivo de Azagra, también se mantuvieron reuniones con representantes políticos del Ayuntamiento de Caparroso, otro municipio con una gran comunidad de bedmareños.

«Hemos podido conocer y entablar contacto con la nueva directiva de la asociación de bedmareños en este municipio, con quien hemos iniciado conversaciones para hacer actividades conjuntas. De hecho, este fin de semana participaremos en una comida de hermandad y en la Romería de la Virgen de Cuadros que se celebra en Caparroso el próximo fin de semana», añadió.

Contacto «interesante»

Para el alcalde, «resulta interesante» mantener el contacto con este colectivo de paisanos del pueblo que bien emigraron definitivamente a sus destinos o bien lo hicieron como temporeros coincidiendo con campañas agrícolas. «Además, nos han contado como muchos volvieron, otros se quedaron en su lugar de destino aunque vienen al pueblo de vez en cuando, pero en definitiva, todos tienen a Bedmar muy presente en su vida diaria», concluyó.