Ideal

Bedmar proyecta un Museo de la Prehistoria para acoger los restos arqueológicos hallados en La Serrezuela

  • Será en el edificio construido para albergar el Museo de la Emigración, proyecto que acabó decayendo en el tiempo

El Ayuntamiento de Bedmar proyecta la puesta en marcha de un Museo de la Prehistoria para acoger los restos arqueológicos hallados en el paraje de La Serrezuela donde se han encontrado en los dos últimos años diversidad de cerámicas, molinos de manos, herramientas líticas, entre otras, pertenecientes al Neolítico y el Paleolítico Superior. Entre los hallazgos más recientes destacan dos collares con más de 13.000 años de antigüedad realizados con conchas marinas.

El alcalde de Bedmar, Juan Francisco Serrano (PSOE), en declaraciones a Europa Press, ha señalado que el proyecto se encuentra "muy avanzado". De hecho, ya cuentan con el edificio que será sede del nuevo espacio museístico. Se trata del edificio que se en su día se construyó para albergar el Museo de la Emigración, un proyecto que al final acabó en dique seco.

Este municipio, de unos 3.000 habitantes y situado en pleno corazón del Parque Natural de Sierra Mágina, cuenta desde 2011 con un edificio construido para uso museístico sin que hasta ahora se le haya dado uso.

Los trabajos arqueológicos desarrollados en los dos últimos años en La Serrezuela han descubierto un rico patrimonio que el municipio quiere poner en valor. "Para nosotros es un atractivo más para dar a conocer a Bedmar y conseguir visitantes que se acerquen a ver nuestro museo y de paso toda la riqueza que le podemos ofrecer", ha dicho Serrano.

Como alcalde, Serrano, asegura "ser muy consciente" de que su responsabilidad es "trabajar y hacer todo lo posible para que esos restos arqueológicos se queden en Bedmar y se puedan exponer aquí porque tenemos todos los requisitos necesarios para ello".

De hecho, ha indicado que las conversaciones para el futuro Museo de la Prehistoria de Bedmar están muy avanzadas tanto con la Junta de Andalucía como con la Diputación de Jaén. También hay contactos abiertos con la Universidad de Jaén (UJA) y con la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) para la puesta en valor del yacimiento arqueológico de La Serrezuela.

Todos los restos arqueológicos hallados este verano han sido trasladado a las diferentes universidades participantes para su investigación, lo que se calcula que llevará aproximadamente un año. El alcalde asegura que no hay plazos previstos para contar con el Museo de la Prehistoria de Bedmar, pero su objetivo es que todos los restos puedan acabar en dicho edificio cuando las universidades finalicen su trabajo.

A corto plazo, se pretende habilitar los bajos del edificio del futuro museo para que el próximo verano se puedan utilizar como taller durante el tiempo que duren los trabajos arqueológicos.

INVESTIGACIÓN

Universidades españolas, entre ellas las de Burgos, Granada, Sevilla y Madrid, llevan dos años investigando un yacimiento en La Serrezuela. En 2015 se obtuvieron hasta 700 piezas prehistóricas y este verano se acaban de descubrir unas 2.000 piezas más, entre ellas los dos collares con más de 13.000 años de antigüedad localizados en el interior de la cueva de El Portillo.

Además, según el alcalde, los arqueólogos han descubierto dos nuevas cavidades próximas a la cueva de El Portillo en las que se centrarán los trabajos proyectados para el verano de 2017.

La dirección ha corrido a cargo de la Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana ha contado con la financiación de la Caja Rural de Jaén, mientras que el Ayuntamiento ha aportado los permisos, la residencia para los participantes, así como muchos materiales y logística necesaria.

La excavación de este verano se dividió en cuatro niveles. Según el director del proyecto de excavación, Marcos Bernal, en un primer nivel, se han encontrado restos del Neolítico con molinos de mano y algunas cerámicas como hallazgos más destacados.

En un segundo nivel, del Paleolítico Superior, se han encontrado piezas con una datación relativa de unos 13.000 años y "entre un conjunto de herramientas líticas realizadas con sílex, destaca sobre manera nueve conchas marinas que están perforadas y que unidas conformarían un collar en perfecto estado, con muy buena conservación".

Además, el valor de estas piezas es que "son de procedencia marítima, provienen de la costa, por lo que las sociedades cazadoras y recolectoras que habitaban estas cuevas de forma estacional, bien vinieron desde la costa con ese collar o bien ellos iban a un punto intermedio, por ejemplo Granada o a la zona del Río Mundo, y ahí hacían trueque con otros grupos que sí que venían de la costa".