Ideal

Piden que se reabra el caso del joven jienense que apareció muerto en Granada

Piden que se reabra el caso del joven jienense que apareció muerto en Granada
  • El cuerpo apareció en una rambla de La Calahorra, pero la familia piensa que en ningún caso se trató de un accidente basándose en varios informes que acreditarían su versión

Los padres de Javier Joyanes Castilla, el joven jiennense que en 2008 fue hallado muerto en una rambla de La Calahorra (Granada), adonde había acudido para asistir a una boda, esperan aún la reapertura del caso y recuerdan a su hijo, cuando mañana se cumplen 8 años de su muerte.

La madre del joven, Maribel Castilla, ha enviado una carta a los medios de comunicación en la que recuerda que la madrugada del 7 de septiembre de 2008 tuvo lugar un hecho que entiende que no fue accidental como sostienen tanto la investigación judicial como la llevada a cabo por la Guardia Civil, que apuntan a un mal golpe.

Los padres creen que su hijo pudo ser atropellado y trasladado hasta la rambla donde apareció muerto, hipótesis que basan en las apreciaciones de dos informes forenses que la familia encargó a Luis Frontela.

El 19 de marzo el Juzgado de Guadix (Granada) emitió un auto para archivar el caso, pero ellos recurrieron ante la Audiencia de Granada que rechazó esta petición y anunció que solo reabriría el caso si apareciesen nuevas pruebas.

La madre se pregunta en la carta sobre la independencia de la Justicia y por qué "se guardan en los cajones de su señoría, informes de peritos prestigiosos de este país, en los que se demuestra que las innumerables heridas que te infligieron amado hijo Javier no fueron producidas por una caída, que nunca nos han demostrado, sino por un atropello preparado y llevado a cabo para quitarte la vida".

En 2014, José Enrique Fernández de Moya, entonces alcalde de Jaén, registró en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía una declaración del Pleno municipal que pide que se conozca la verdad sobre la muerte del joven de 27 años.