Ideal

Pacma pide medidas cautelares para evitar el lanzamiento de la pava de Cazalilla

Pacma pide medidas cautelares para evitar el lanzamiento de la pava de Cazalilla
/ EFE
  • Según el coordinador provincial del partido animalista, el lanzamiento del animal puede constituir "un delito esta establecido en el artículo 337 del Código Penal vigente"

El Partido Animalista (Pacma) ha pedido en los tribunales que se adopten "medidas cautelares urgentes" para evitar el lanzamiento de una pava viva desde el campanario de la iglesia de Santa María Magdalena de Cazalilla (Jaén), que tiene lugar cada 3 de febrero con motivo de la festividad de San Blas, al entender que se trata de "maltrato animal", algo que niegan los defensores de esta tradición.

Así lo indicado el coordinador provincial, Manuel Serrano, tras registrar el escrito ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén, en el que señalan que los hechos pueden constituir "un delito esta establecido en el artículo 337 del Código Penal vigente".

Y es que, según ha comentado, la reforma que entró en vigor el 1 de julio de 2015 es la que ha permitido tomar esta vía. "La diferencia con años anteriores es que antes no estaba tipificado como delito y sólo se contemplaba como infracción contra la ley andaluza de Protección de los animales", ha afirmado.

Al respecto, Serrano ha recordado que la propia Junta ha venido sancionando administrativamente el lanzamiento con una multa de 2.001 euros para la persona que lanzaba el animal desde el campanario. Ahora, a esa vía se une la penal en la que se pueden pedir estas medidas cautelares.

Junto a esta iniciativa, Pacma inició el pasado 9 de enero una campaña que incluye la recogida de firmas que "ha reunido ya más de 49.000" rúbricas para exigir a la Junta de Andalucía que actúe de forma efectiva para evitar el lanzamiento. Igualmente, reclama al Obispado que prohíba el uso de la iglesia para el lanzamiento "en consonancia, además, con la doctrina contra el maltrato animal que recoge el Papa Francisco en su encíclica 'Laudato sí'".

Serrano, por otro lado, ha mantenido este miércoles con el subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, y responsables de la Guardia Civil en la provincia un encuentro del que ha salido satisfecho. "Nos han trasladado que todo queda supeditado a la presentación de medidas cautelares y han garantizado que, si se dictamina algo por parte de la autoridad judicial, por supuesto velarán por su cumplimiento", ha afirmado.

Ha agregado, asimismo, que Pacma no estará el 3 de febrero en Cazalilla al querer "evitar cualquier posible tipo de enfrentamiento" y al considerar que existe otra clase de mecanismos para evitar que acabe produciéndose.

El lanzamiento de la pava es una costumbre muy arraigada que no sólo reúne a cazalilleros, sino a otras personas llegadas de poblaciones cercanas como Mengíbar, Espeluy, Villanueva de la Reina o Lahiguera. La mayoría de los vecinos y participantes defienden su celebración, negando que se causen daños al animal, que permanece con quien lo recoge como símbolo de fortuna.