Ideal

Una profanación «en toda regla» del Santuario y muy premeditada

Una profanación «en toda regla» y premeditada del Santuario de la Cabeza
  • El rector de la Basílica de la Virgen de la Cabeza afirma que se tendrán que tomar decisiones de seguridad que van en contra de atender a los peregrinos

«Se trata de una profanación en toda regla». Son palabras del rector de la Basílica y Santuario de la Virgen de la Cabeza, el padre Domingo Conesa, ante los hechos ocurridos en la mañana del pasado 30 de diciembre en dicho templo. Según la Guardia Civil fueron cinco o seis individuos los que aproximadamente a las diez de la mañana llegaban a este lugar, procediendo a una serie de actos que los trinitarios consideran de ultrajantes hacia un lugar digno de respeto y sagrado, al margen de las connotaciones delictivas que se deriven de los mismos. Al parecer mientras alguno o varios de ellos vigilaban en las inmediaciones de las puertas, otros procedieron a girar y poner de espaldas varias de las imágenes que se encuentran en las capillas del templo. Al mismo tiempo colocaban pegatinas tapando en distintas ubicaciones la cruz trinitaria y otros elementos muy significativos, tanto del templo, como en el camarín donde se encuentra la imagen de la patrona de la diócesis de Jaén. Y de gravemente ofensivo desde el punto de vista religioso considera el padre Domingo Conesa la pegatina puesta en la delantera del sagrario.

Las pegatinas corresponden a las que hasta ahora distribuía la cofradía de Andújar de la Virgen de la Cabeza entre sus cercanos en algunos actos, y representa el escudo de la cofradía sobre la bandera de Andújar; adhesivos que también se colocaron los allegados convocados a la rueda de prensa de los ya exmiembros de la junta directiva de la entidad, una vez que el obispo de la diócesis la intervenía a mediados de diciembre pasado, para mostrar su adhesión a ellos.

Una profanación «en toda regla» y premeditada del Santuario de la Cabeza

Pistas sobre los culpables

Otra de esas pegatinas se situaba en el frontal de la urna que en el camarín guarda la Rosa de Oro, otorgada por Benedicto XVI a la Morenita, y que bendecía el obispo, Ramón del Hoyo, hace unos días con motivo de la apertura del Año Jubilar.

Al parecer los actos estaban bien premeditados, por la propia ubicación de los mencionados adhesivos, el giro de las imágenes, todas representativas de santos de la Orden Trinitaria, teniendo los actores que desconectar las cámaras de vigilancia y alarmas. Según ha podido saber IDEAL podría haber muchas pistas para identificar a los intervinientes en estos hechos. La Guardia Civil ya ha procedido a unas primeras indagaciones.

El padre Domingo Conesa se encuentra a la espera de que pasen estos días festivos y también de un encuentro con el obispo, que en estas fechas se encontraba fuera de Jaén, para considerar las medidas que se van a tomar y hacer una reflexión más detallada. El rector de la Basílica señalaba que por las características del Santuario y de la propia devoción a la Virgen de la Cabeza, además de la naturaleza de los peregrinos y devotos, el lugar ha estado normalmente accesible en bastantes de sus dependencias. «Ha sido a raíz de los últimos acontecimientos, y de las posteriores decisiones del Obispo, cuando se han visto en las redes sociales y en diferentes circunstancias y momentos arrebatos como este». Por ello aducía que a partir de ahora se tendrán que tomar otras decisiones de seguridad que van en contra de una forma de hacer y de atender a los peregrinos respecto a este lugar serrano.

Han sido muchos los escritos en las redes sociales o directamente al obispado y la Orden Trinitaria, tanto de cofrades iliturgitanos, devotos y de cofradías de distintos lugares de la geografía, mostrando su repulsa a estos actos vandálicos. Uno de ellos señala que «se están arrogando unos pocos fanáticos el nombre de toda una Cofradía con siglos de historia, de los devotos de la Morenita, que nada tiene que ver con tantas cosas que últimamente están perjudicando a toda una religiosidad y hasta a la ciudad de Andújar».

El 16 de diciembre el obispado intervenía la Cofradía Matriz, tras reuniones anteriores con sus directivos y en las que se constataba en la argumentación que era inviable llegar a un entendimiento con la junta de gobierno de la hermandad que se rige por el derecho canónico y que había tomado diversas iniciativas que han provocado desde hace tiempo un enfrentamiento con los estamentos religiosos del Obispado y la Orden Trinitaria.