Ideal

Un investigador asegura que Baecula es el campo de batalla más antiguo de Europa

    Los investigadores Juan Pedro Bellón e Isabel Moreno ante una muestra de los objetos hallados tras la última campaña de prospecciones y excavaciones arqueológicas en Baecula
    Los investigadores Juan Pedro Bellón e Isabel Moreno ante una muestra de los objetos hallados tras la última campaña de prospecciones y excavaciones arqueológicas en Baecula / EFE
    • Durante la última campaña de excavaciones se han hallado armas, monedas, utensilios e impedimenta del ejército

    El investigador Juan Pedro Bellón asegura que Baecula, en la provincia de Jaén, "es el campo de batalla más antiguo que se conoce en el entorno del Mediterráneo y en el ámbito europeo".

    Bellón ha presentado, junto al subdirector del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica, Manuel Molinos, los resultados obtenidos tras la última campaña de prospecciones y excavaciones arqueológicas en ese campo de batalla.

    Durante la última campaña de excavaciones se ha incrementado la superficie del campo muestreada, con lo que han obtenido más información y de mayor calidad y han hallado armas, monedas, utensilios e impedimenta del ejército.

    "Este es un proyecto espectacular porque te da la posibilidad de detectar en el territorio un instante, y de determinar qué ocurrió en un momento y un lugar concreto en el que se encontraron romanos, iberos y púnicos", ha explicado Manuel Molinos.

    Una parte significativa en la última campaña de trabajo arqueológico del proyecto Baecula ha sido la realización de sondeos en la cima del Cerro de las Albahacas, donde se sitúan los campamentos de Asdrúbal Barca (el campamento cartaginés que fue atacado por los romanos) y el campamento de Escipión (que establecieron los romanos tras la batalla en la misma zona).

    Los restos localizados con los sondeos indican la existencia de estructuras asociadas al campamento donde se realizaban labores de reciclaje de materiales recogidos del campo de batalla, y donde posiblemente se preparaban los materiales para el abastecimiento del ejército.

    Por otro lado, Bellón ha explicado que los restos de cerámica ibérica hallados muestran signos de violencia, fueron destruidos intencionadamente y se hallan un estado de conservación excepcional.

    "Todo ello indica que tras la batalla el ejército romano saqueó los almacenes de la ciudad de Baecula para aprovisionarse de todo tipo de productos y que posteriormente destruía los recipientes que se usaban para almacenarlos, como ánforas, kalathos y urnas globulares", ha señalado.

    Una de las formas de saber el movimiento de tropas en el campo de batalla se ha hecho a través de las tachuelas de las zapatillas romanas, que solían llevar aproximadamente unas 24 por calzado, y que se iban cayendo.