Las visitas de Halloween en el Hospital de los Marqueses repiten triunfo entre los vecinos

Mayores y pequeños conocieron de otra manera este espacio museístico de la ciudad. :: ENRIQUE/
Mayores y pequeños conocieron de otra manera este espacio museístico de la ciudad. :: ENRIQUE

Los dos pases (infantil y adultos) se completaron y los linarenses conocieron este emblemático edificio que en 2017 cumple 100 años

J. SOTO LINARES.

Dos visitas bien distintas pero que volvieron a sorprender gratamente a los que tuvieron la suerte de formar parte de ellas. Con motivo del 100 aniversario de la inauguración del Hospital de los Marqueses de Linares y teniendo en cuenta que Halloween ha llegado para quedarse, el pasado sábado por la tarde-noche, se sucedieron dos visitas teatralizadas con este temática. La actividad forma parte de la programación del Área de Turismo por este efeméride y fueron los actores de TuriArte los que se encargaron de dar a conocer las estancias que se han convertido en un reclamo turístico en el centenario hospital linarense.

La expectación era máxima y cuando quedaban unos 15 minutos para que diera comienzo la primera, enfocada al público infantil, ya aguardaban los vecinos en la escalinata que da acceso al hospital. Muchos niños acudieron disfrazados de esta celebración anglosajona y acompañados por sus padres y otros familiares recorrieron la capilla, la cripta donde descansan los Marqueses de Linares y las salas laterales que albergan enseres litúrgicos, por un lado, y muchos objetos relacionados con la medicina, por otro.

La historia comenzaba justo el día de la inauguración del hospital, el 30 de agosto de 1917, y entre los personajes no faltaron un sacerdote, un minero, una mujer a punto de dar a luz, los propios Marqueses de Linares (fallecidos antes de la apertura de su gran obra de caridad en la ciudad) y hasta la hija de estos.

Con muchos toques de humor, pero si perder el rigor a la hora de dar a conocer la historia del Hospital, los vecinos se dividieron en tres grupos para realizar con mayor comodidad la visita completa. En el segundo pase, este lugar se volvió más lúgubre y más de un vecino se llevó un susto provocado por los efectos de sonido y por los propios actores. Entre las dos visitas fueron más de 160 personas las que asistieron a estas visitas y las entradas se agotaron el mismo día que se repartieron en el Pósito.

Fotos

Vídeos