Vecinos de la calle Blasco Ibáñez piden la sustitución de la red de saneamiento

Unos vecinos muestran la arqueta por la que salen basura y malos olores a la calle Blasco Ibáñez./ENRIQUE
Unos vecinos muestran la arqueta por la que salen basura y malos olores a la calle Blasco Ibáñez. / ENRIQUE

Las arquetas de esta vía expulsan la suciedad y basura que desciende por las bajantes de los bloques, lo que provoca el malestar de los vecinos

JÉSSICA SOTOLINARES

La red de saneamiento en la barriada de Arrayanes, más concretamente en la calle Blasco Ibáñez, está trayendo verdaderos quebraderos de cabeza para los vecinos. Una de las arquetas que se ubica junto al bloque 4 de esta calle desprende la basura y la suciedad que desciende de las bajantes de ese bloque. «Hay algunas arquetas que están llenas de basura porque no hay una canalización que dirija toda esa basura. El problema es que además hay un parque cerca y los niños no pueden ir porque por la suciedad han aparecido ratas y cucarachas. Mi abuela vive en este bloque y no podemos sacar su bombona de oxígeno para coger aire por el fuerte olor», declaró Joaquín Pérez, uno de los vecinos.

Subrayan que es un problema que llevan padeciendo desde hace 4 meses y, pese a los escritos que han registrado en el Ayuntamiento de Linares, aún no se ha dado solución al problema. «La asociación de vecinos ha mandado muchos escritos y les han dicho que no se va a hacer la reforma hasta el mes que viene, es decir, que hasta esa fecha tenemos que aguantar olores, ratas y cucarachas», apuntó Pérez.

Añaden que también afecta a una escuela infantil que hay próxima y a los comercios de la zona. «Está todo atrancado y tengo un pestazo en mi local que sale del baño. Cuando tiro de la cisterna, sobresale el agua del retrete del mismo atranque que hay. Los bajantes y las tuberías que hay son muy estrechas», dijo Moisés Contreras, propietario de una bocatería en la calle Blasco Ibáñez.

Él procura tener su establecimiento en las mejores condiciones para sus clientes pero reconoce que es difícil por el olor que se genera, «y cuando llueve, es incluso peor y los clientes se quejan y con razón», señaló el hostelero.

Consideran que, además de desatrancarlas, deberían de sustituirse las tuberías por otras nuevas y de mayor grosor. «Lo que pedimos es que nos ayuden, limpien y que Arrayanes se cuide como todos los barrios de Linares», destacó Pérez.

Otro de los vecinos, Manuel Fernández, tiene un problema añadido en su vivienda, también en uno de los bloques de la calle Blasco Ibáñez. «Hay una rotura de una tubería, voy a pagar casi 200 euros de agua este mes, lo he reclamado y aquí no viene nadie a arreglarlo. El agua ya sube a mi casa y tengo todas las paredes húmedas. El agua ha calado, además al local de abajo, que es de la asociación de vecinos, y que era donde los niños del barrio entrenaban. Allí también cae agua», apostilló el vecino.

Transformador eléctrico

Otro de los vecinos, Pedro Vera, pone de relieve otro de los peligros que se observan en la calle. La tapa que cubre un transformador eléctrico se encuentra totalmente rota y cualquier persona podría tocar los cables que allí encierra por su baja altura, lo que podría provocar serios accidentes. Este residente de Arrayanes también pide más civismo a los vecinos cuando paseen a sus perros por las zonas verdes y jardines de la zona para que recojan los excrementos y poder contribuir a una mejor imagen del barrio.

Por último, los vecinos de la torre 5 de Arrayanes (también en la calle Blasco Ibáñez) continúan teniendo la presencia de ratas en sus viviendas. Hicieron público su problema a finales del mes de octubre y no les ha quedado más remedio que tomar medidas ellos, ante la ausencia de respuesta por parte de las administraciones públicas. «Ellos mismos son los que han llamado a especialistas para desinfectar el bloque y terminar con la plaga de ratas, pero el problema sigue», añadió Pérez.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos