Dos vecinas dejan notables donaciones en sus testamentos para Manos Unidas

Voluntarios de la subdelegación local de Manos Unidas, ayer por la mañana. / ENRIQUE

En el plazo de un mes y medio, la subdelegación local ha recibido dos legados de dos linarenses que contribuyen con el proyecto de este año

J. SOTOLINARES

Manos Unidas sigue recibiendo el apoyo económico que necesita para seguir haciendo realidad proyectos que mejoren la vida de aquellas personas que más lo necesitan en países en vías de desarrollo. Además de las actividades con las que recaudan dinero a lo largo de todo el año, se da la casualidad de que en un mes y medio, han recibido una cuantiosa cantidad de dinero procedente de los legados de dos vecinas de Linares que han fallecido en las últimas semanas.

Manos Unidas tiene lo que se llama el 'Legado solidario', que es una iniciativa que se puso en marcha hace unos años y que consiste en que personas que fallecen dejan por escrito en su herencia que una parte de ella pase a Manos Unidas. «Hemos tenido la suerte de que en un periodo de tiempo de un mes y medio hemos contado con dos legados aquí en Linares. Ambas son de Linares y han donado miles de euros a la subdelegación local. Sus familiares se han mostrado muy orgullosos de que se hayan acordado de los más pobres y para el proyecto que tenemos este año», comentó Ana Rojas, subdelegada local de Manos Unidas. Para los voluntarios de la subdelegación local de Manos Unidas, estos gestos solidarios les animan a seguir trabajando y son un síntoma de que están desempeñando una gran labor. «Me he quedado maravillada de que haya gente en Linares que dé su dinero para estas cosas y es bueno que se ayuden a organizaciones como Manos Unidas», sostuvo Antonia López, otra de las voluntarias.

No existía relación alguna entre las dos vecinas fallecidas ni sus familiares con Manos Unidas, por lo que causó más sorpresa. Según Ana Rojas, fue el párroco de San Agustín, iglesia donde tiene su sede Manos Unidas Linares, quién les notificó los legados que les habían dejado después de ponerse en contacto con el sacerdote los familiares y un abogado, respectivamente.

Proyecto y actividades

«Estos donativos son importantísimos. Queremos animar a las personas a que los hagan y piensen que es un buen destino para dejar su dinero porque hay mucha gente que se lo va a agradecer», apuntó Mari Trini Romera, otra de la voluntarias.

El proyecto en el que trabajan este año, junto con los arciprestazgos de Cazorla, Las Villas, El Condado y Sierra de Segura, consiste en la construcción de un salón multiusos en la ciudad de Meghalaya en la India y asciende hasta los 45.691 euros. Al igual que años anteriores, es muy probable que vuelvan a conseguir reunir el dinero que necesitan. No obstante, entre las actividades que programan para después del verano se encuentra una paella solidaria que tendrá lugar, como todos los años, en el colegio San Agustín. La asamblea nacional será en noviembre y comenzarán ya a pensar en la campaña de 2018.

La crisis económica que se vive en la ciudad no ha mermado en cambio las ganas de colaborar con la ONG. «Linares siempre ha sido un banderín a la hora de colaborar con todo, siempre responde y de eso nos sentimos muy orgullosos», destacó Pedro Belinchón, otro voluntario.

Fotos

Vídeos