Esta semana se licitará la primera fase de las obras del mercado de abastos

Un mes después de su derrumbe, este es el estado que presenta el Mercado de Santiago./ENRIQUE
Un mes después de su derrumbe, este es el estado que presenta el Mercado de Santiago. / ENRIQUE

Ya se han asignado los 17 puestos que habrá en el mercado definitivo y se han incorporado en el proyecto las peticiones de los vendedores

JÉSSICA SOTOLINARES

Ha pasado un mes desde aquel día en el que la ciudad perdió mucho más que un mercado de abastos. El edificio de estilo neomudéjar, levantado entre los años 1903 y 1906 y diseñado por el arquitecto municipal Francisco de Paula Casado y Gómez, era un símbolo del esplendor económico que vivía la ciudad gracias a la minería y, hasta hace 30 días, era el lugar donde los linarenses seguían haciendo sus compras de la manera más tradicional.

Ya se retiraron todos los escombros, en su interior desaparecieron todos sus puestos y de una de sus fachadas y su techumbre solo queda el recuerdo en la memoria de los linarenses y en las cientos de fotos que estas semanas han circulado por las redes sociales.

Los principales afectados, que son los 17 comerciantes que tenían allí sus puestos, han tomado caminos distintos. Algunos han decidido retomar su actividad de forma temporal en algunos locales cercanos al mercado de abastos, como son en las calles Baños y Serrallo, para no perder la clientela. Otros, esperan que llegue su oportunidad bien trabajando en otros negocios familiares o buscando empleo. Esperan también como agua de mayo que las ayudas prometidas en estos casos, lleguen a ser una realidad. «De todas las ayudas que nos dijeron que nos iban a dar, aún no nos han concedido ninguna. A través de nuestra abogada, se solicitaron unas ayudas de 8.000 euros que da en estos casos el Gobierno pero aún no sabemos ni siquiera si nos las van a dar. De todo lo que se hablaba, nada se ha hecho», comentó Tomás Vico, portavoz del colectivo de vendedores del mercado de abastos. Hay que recordar que a los pocos días del derrumbe, se anunció que se rehabilitaría el antiguo mercado de frutas y verduras para que se pudieran reubicar allí de forma definitiva los vendedores.

Desde el Ayuntamiento prevén que en el plazo de dos o tres meses finalice la primera fase

En un primer momento, se anunció que en el plazo de dos o tres meses podrían volver a levantar la persiana en este espacio. Sin embargo, aún no han empezado las obras y «vemos complicado que esté el mercado en el plazo que nos dijeron», subrayó Vico.

Licitación de las obras

Desde el Ayuntamiento de Linares, no se ha parado a trabajar desde el mismo día en el que parte del edificio cedió y anunciaron que su prioridad era poder reubicarlos cuanto antes en el antiguo mercado de frutas y verduras, además de garantizar la seguridad de la zona, después de verificar que lo que ha quedado en pie del mercado de Santiago no reviste peligro alguno para los vecinos y viviendas y locales próximos.

Según el concejal de Salud y Consumo, Rafael Sampedro, esta semana se licitará la primera fase del proyecto que tiene carácter de urgencia para poder acometer las primeras obras en el mercado de frutas y verduras, después de haber mantenido varias conversaciones con el arquitecto municipal que, desde lo ocurrido, se está ocupando exclusivamente de este tema. «Se está tardado un poco más porque al proyecto que teníamos, hemos visto conveniente sustituir también las conducciones de agua y el cableado después de ver allí en qué estado se encontraban las que había. Además, se han tenido en cuenta las necesidades que nos han dicho los comerciantes y queremos sea un proyecto que se ajuste a la normativa vigente de estos espacios», declaró Sampedro. Así, ya se ha asignado los 17 puestos que tendrá, que serán de diferentes tamaños, y para agilizar los plazos, estos puestos se construirán con materiales prefabricados, en lugar de con ladrillos. El edil de Consumo espera que el plazo estimado, es decir, en dos o tres meses, finalice esta primera fase.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos