El Roscón por antonomasia de Linares

Isidro Rull, junto a otros empleados, muestran parte del proceso de la elaboración del roscón./ENRIQUE
Isidro Rull, junto a otros empleados, muestran parte del proceso de la elaboración del roscón. / ENRIQUE

'La Gloria' produce más de 3.000 roscones de Reyes esta semana que se consumen en Linares y en otros municipios cercanos

JÉSSICA SOTOLinares

Uno de los lugares donde el ritmo de trabajo es más frenético esta semana es en 'La Gloria'. El obrador de la conocida confitería se encuentra a pleno rendimiento para poder atender la gran demanda de roscones de Reyes que tienen hasta el 5 enero.

La producción de este dulce la comenzaron el pasado martes con dos turnos de trabajo que transcurrieron entre las siete de la mañana y las once de la noche. Desde ese día y hasta el viernes por la tarde, los roscones ocuparán gran parte de la producción del obrador que tienen en el Polígono de los Jarales.

Lo primero que hacen es elaborar las anillas, las guardan en frío para cortarles las fermentación y, a continuación, comienzan a cocer los primeros roscones para los pedidos que tienen los dos primeros días. «Y ya el ritmo no para. Se van haciendo y se van cociendo hasta el 5 por la tarde que, supuestamente, deberíamos terminar. El día de más venta es el 5», comenta Isidro Rull, uno de los responsables de 'La Gloria' y segunda generación del negocio. Él, junto a sus dos hermanos, cogieron las riendas de la empresa que fundó su padre en el año 1954. De hecho, fue él el que introdujo en Linares este dulce catalán a finales de los años 50 y también se cambió el nombre de la confitería renombrándola como su mujer, Gloria.

«Empezamos a hacer unos pocos roscos pero la cosa fue a más y ahora estamos en más de 3.000 unidades. Entre 3.000 y 3.500. No nos comprometemos a hacer más porque queremos que nuestra producción sea lo más fresca posible y por falta de tiempo no podemos abarcar más. Atendemos de esta manera así a nuestros clientes y a las tiendas que nos compran», explica Rull.

Para la campaña del roscón de Reyes emplean a cuatro personas más en el obrador esta semana que les echan una mano en el transporte del producto y en otras tareas menores porque prefieren dejar en manos expertas la elaboración del dulce más conocido de 'La Gloria'.

El 80% de la producción de roscones de Reyes se queda en Linares, mientras que el 20% restante va a otros comercios donde les suministran pastelería como en Andújar, La Carolina, Vilches, Santa Elena, Santisteban del Puerto y Baeza.

Evolución

«Todo lo hacemos artesanalmente, pero ya contamos con una maquinaria que nos hace producir más rápido que antes», sostiene Rull.

Por otro lado, también han ido amoldándose a las demandas de los clientes. «El roscón tradicional siempre ha sido un roscón sin relleno. Nosotros hemos ido adaptando el roscón a las sugerencias del mismo público que nos lo piden variado y con relleno. El 60% se venden rellenos de nata, pero luego está el otro 40% que cada vez más lo piden combinado con chocolate negro, moca, trufa, nata, merengue, crema pastelera, cabello de ángel y tiramisú. Hay de muchos sabores», indica Isidro Rull.

Pese a la fuerte competencia que encuentran en otros comercios y grandes superficies, cuentan con una clientela fiel que año tras año acuden a ellos para degustar sus roscones y «es un orgullo que nos digan que el roscón nuestro es especial», presume Rull. De hecho, la producción ha aumentado en un 25% desde que cuentan con un obrador más grande.

Y el secreto no es otro que el siguiente. «Nosotros partimos siempre de una base que es la calidad en los productos y ser exigente. Buscamos la calidad hasta en el más mínimo detalle y ponerle ganas e ilusión al trabajo. También hacemos otro tipo de roscones sin gluten y sin azúcar», declaró Rull.

Temas

Linares

Fotos

Vídeos