El Resucitado reparte Amor por Linares

El Resucitado fue 'recibido' por miles de linarenses en una mañana soleada de domingo. /ENRIQUE
El Resucitado fue 'recibido' por miles de linarenses en una mañana soleada de domingo. / ENRIQUE

Durante todo el recorrido fueron destacables las lluvias de pétalos que los Sagrados Titulares recibieron por los fieles de la Hermandad

ALMUDENA GARRIDOLINARES

Tras una intensa semana de pasión y un sábado de gloria de descanso, los linarenses se echaron de nuevo a la calle para disfrutar de la hermandad del Triunfo de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos de Ntro. Señor Jesucristo en el Misterio de su Gloriosa Resurrección y Ntra. Madre y Señora del Amor Hermoso en su Inmaculada Concepción. La mañana comenzó en Santa Bárbara cuando Cristo resucitado salió por el dintel de la parroquia para mostrar el Triunfo de la Santa Cruz. Tras de él, el Amor Hermoso, con sones de alegría por Cristo Resucitado.

La nota musical la puso la Agrupación Musical Juvenil Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Linares, delante de la Cruz de Guía. Escoltando el paso de Misterio, la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Linares. Por último, tras el Amor Hermoso, la S.F.M. María Inmaculada.

De la estación de penitencia destacaron algunos lugares como la zona del Parque de Bomberos donde los Titulares recibieron la tradicional petalada, o su paso por carrera oficial donde al finalizarla, los pasos también recibieron una lluvia de pétalos, buscando su parroquia. También cabe destacar las filas de niños y niñas que completaban el grupo infantil, cada vez más numeroso. De los estrenos, destacó la continuación del dorado del paso de Misterio que puede hacernos una idea de cómo quedará cuando esté acabado.

El paso de misterio representa la gloriosa resurrección de Cristo, obra de Víctor de los Ríos (1957), al igual que otras imágenes de la Semana Santa linarense. También lo acompaña un ángel, obra de Romero Zafra y romanos de Guillermo Martínez Salazar. El palio que albergaba a Nuestra Señora del Amor Hermoso en su Inmaculada Concepción, es obra también de Víctor de los Ríos (1957), restaurada por Antonio Garduño Navas.

A pesar de varios días de inclemencias meteorológicas, la hermandad pudo salir a la calle sin tener que mirar al cielo, ya que las probabilidades de lluvia eran escasas o prácticamente nulas, apenas mirando al cielo para ver la lluvia de pétalos que caían a los titulares de Santa Bárbara. El Domingo de Resurrección fue, en todo su esplendor, digno de quedar en el recuerdo por su música, los titulares y esta hermandad convertida en cofradía cuando sale a la calle.

Todo acabó, pero los cofrades linarenses saben que el final de la Semana Santa es tan sólo el principio de la siguiente.

Fotos

Vídeos