Recuperar la figura tras la Navidad

Recuperar la figura tras la Navidad
ENRIQUE Y JESSICA SOTO

Es uno de los propósitos de año nuevo que más vecinos tienen y los gimnasios lo notan

JÉSSICA SOTO QUESADALINARES

Todos los años ocurre lo mismo. Cuando pasan las navidades son muchos los que temen subirse a la báscula y comprobar cómo la falta de ejercicio durante esos días y, sobre todo, las comidas y cenas abundantes han hecho coger unos kilos de más.

Por eso no es de extrañar que durante los meses de enero y febrero, los gimnasios de la ciudad noten un repunte en el número de sus usuarios que buscan ponerse en forma y, especialmente, adelgazar. Ana Martínez es una de las nuevas usuarias del gimnasio Palestra. «Tenía pensado desde hace tiempo apuntarme a un gimnasio pero es verdad que las navidades han influido. Mi objetivo es perder un poco de peso», comenta la joven.

Actividades colectivas como Body jump, powerboxe, spinning, TRX y GAP son muy demandadas por los vecinos para ir despidiéndose del sobrepeso y practicar algo de ejercicio en un ambiente distendido.

Mari Carmen es otra de la usuarias del gimnasio Palestra. Reconoce que su objetivo no es principalmente perder peso sino que liga el ejercicio a tener una mejor salud. No obstante, la vuelta al 'trabajo' después de estas fiestas también se deja sentir en el gimnasio. «Llevo ya casi un año. Hago cardio, elíptica y máquinas. Ahora cuesta más porque en las fiestas dejamos de hacer ejercicio, nos pasamos un poco con la comida y el cuerpo lo nota», declara Mari Carmen. Una de las monitoras de GAP (Glúteos, Abdomen y Pierna) del Palestra es Mari Carmen Muro. «Tenemos unas 20 alumnas de GAP, pero varía en función de la actividad. Se nota que a la vuelta de la Navidad se apunta más gente y es una época fuerte para los gimnasios. La gente busca perder peso y las actividades colectivas se enfocan un poco más al tema del cardio», explica la profesional.

Juan López, uno de los socios de Aníbal Gym, coincide en que todos los años tienen tres picos de crecimiento que son después del verano, tras la Navidad y una vez que finaliza la Semana Santa. «Está entre un 20 y un 30% más, pero este gimnasio es muy estable y los socios son muy regulares. Además ese es el éxito de cualquier gimnasio. El 80 o el 90% de los que se apuntan ahora es para perder peso», sostiene López.

Desde el Aníbal Gym recomiendan hacer dieta y practicar ejercicios de cardio para disminuir peso. En este centro ofrecen clases de spinning, cardio box, powe pump, entre otras opciones, en clases colectivas. «Este tipo de clases son las que te proporcionan fidelidad, es decir, que nos apuntemos con algún amigo o familiar y se animen unos a otros», recalca López.

Por su parte, el centro deportivo Ortega también ha experimentado un crecimiento este mes. Luis Ortega es monitor de la zona de musculación, entrenamiento funcional y del área de nutrición. «La tendencia es que se apunten por estas fechas gente con edades comprendidas entre los 30 y 35 años en adelante. La mayoría de los que acuden a las instalaciones es para perder peso de manera rápida, pero los milagros no existen», apunta Ortega. Ellos imparten clases de TRX, power boxe, body pump, GAP, spinning, aero jumping, entre otras. Manuel es alumno de powerboxe y spinning en el centro Ortega y practica ejercicios aeróbicos. «Después de Navidad lo que hacen es motivarte más e intentas venir a más clases, pero luego la actividad vuelve a como es habitualmente», dice el joven.

Fotos

Vídeos